La Tizná volvió a salir por las calles de Jérez del Marquesado, después de dos años de pandemia

Diócesis de Guadixhttps://www.diocesisdeguadix.es/
La diócesis de Guadix es una sede episcopal sufragánea de la archidiócesis de Granada, erigida en 1492 y, según la tradición, procedente de la diócesis de Acci, fundada por San Torcuato en el siglo I. Su sede es la catedral de Guadix.

La Tizná volvió a salir por las calles de Jérez del Marquesado, después de dos años de pandemia

Por fin, los jerezanos pudieron sacar en procesión a su Patrona, la Tizná, por las calles de su pueblo. Fue ayer miércoles, 2 de febrero, en la fiesta de la Presentación del Señor en el templo, el día de Nuestra Señora de la Purificación, que es la advocación propiamente dicha de la Patrona de Jérez del Marquesado. Fueron muchos los jerezanos que acompañaron a la Tizná, incluso algunos venidos de fuera, que no quisieron perderse esta primera procesión después de dos años de pandemia. Y es que, en estos dos años de Covid, las procesiones en Jérez se suspendieron, y más la de la Tizná, que al ser tan concurridas hacían necesario tomar esa medida tan drástica.

Pero este 2 de febrero sí ha podido ser. Entre aplausos salió la Virgen a la plaza del Pretil y con emoción se formaron las primeras filas de devotos, con velas, que por algo era el día de la Candelaria. Iniciaba el recorrido San José, con las dos palomas de la ofrenda, como relata el texto bíblico. Y le seguía la imagen de Nuestra Señora de la Purificación que, en Jérez el Marquesado y en toda la comarca, es conocida como la Tizná, por el milagro que realizó hace casi 400 años.
Atrás parecen quedar estos dos años de pandemia, de restricciones, de sufrimiento. Porque, aunque la enfermedad sigue existiendo, y en Jérez aún hay algunos casos positivos, la pandemia parecer ir remitiendo, gracias a las vacunas y al comportamiento de la población. Desde el comienzo, los jerezanos entendieron muy bien que en esa situación de pandemia no había que correr riesgos al organizar las procesiones, y fueron suspendidas. Incluso se suspendieron las del año pasado, cuando se proclamó a la Tizna como alcaldesa perpetua de la localidad. Ese día hubo Misa en la calle, pero no hubo procesión. No se vio conveniente. Han pasado dos años sin procesiones y dos fiestas patronales, de ahí que hubiese ya tantas ganas de acompañar a la Virgen por las calles del pueblo.
Que no haya habido procesiones no significa que no se haya mantenido la devoción a la Tizná durante estos dos años. Al contrario. Y hasta se diría que ha crecido, porque cada vez hay más ganas de expresar públicamente la devoción a la Patrona y compartirla con los demás. Además, durante estos dos años sí que ha habido celebración de las novenas y de los cultos que los jerezanos están obligados a tributarle a su Patrona, según el compromiso adquirido cuando el milagro, hace siglos. Incluso, se han retransmitido esos cultos por Internet, para que todos pudiesen participar de ellos, aunque estuviesen lejos, en Cataluña y en otros lugares del país y del mundo.
Han sido dos años de espera y de contención que, por fin, parecen ir pasando. Y la alegría de volver a acompañar a la Tizná por las calles de Jérez del Marquesado se pudo sentir ayer, día de la Candelaria. Un día espléndido, en el que acompañó incluso el tiempo.

Antonio Gómez
Delegado diocesano de MCS. Guadix

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Enlaces de interés