¿Cómo podemos ayudar a Manos Unidas a cambiar el mundo?

Diócesis de Guadixhttps://www.diocesisdeguadix.es/
La diócesis de Guadix es una sede episcopal sufragánea de la archidiócesis de Granada, erigida en 1492 y, según la tradición, procedente de la diócesis de Acci, fundada por San Torcuato en el siglo I. Su sede es la catedral de Guadix.

Manos Unidas celebra este fin de semana su campaña contra el hambre en el mundo y lo hace con la confianza de ayudar a combatir la pobreza, a pesar de la situación en la que nos encontramos por culpa de la pandemia. Las colectas que se reciban este domingo en las parroquias irán destinadas al proyecto de desarrollo que se va a financiar desde la diócesis accitana y que este año será en Uganda. Será un proyecto de promoción de un entorno rural que ayudará a cientos de familias a salir adelante y a mejorar sus condiciones de vida. Para ello se necesitan 30.000 e que, a lo largo del año, confían recaudar.

Visitación Moya, que es la delegada-presidenta de Manos Unidas en la diócesis de Guadix, no esconde su preocupación por el hecho de que la situación sanitaria y económica provocadas por la pandemia merme la aportación de donativos para el proyecto comprometido. Reconoce con alegría que el año pasado se consiguió financiar el proyecto que había y confía en que este año también será posible, porque la gente es muy solidaria, vino a decir.
Además de las colectas en las parroquias, la delegación de Manos Unidas en Guadix obtiene sus ingresos de otras actividades que se realizan a lo largo del año, ahora con la incertidumbre de saber si se podrán realizar en 2021. Así, hacen una chocolatada, unas migas solidarias, un concierto, teatro,… lo que sea con tal de recaudar fondos para la causa. Ya avisan que en 2021 harán todas las actividades que la situación sanitaria les permita.
Pero, si hay una forma sencilla de ayudar a Manos Unidas es mediante la aportación periódica y domiciliada de la cantidad que se quiera: desde 5 € y con la periodicidad que se desee: cada mes, cada trimestre, cada 6 meses o de manera anual. Con este método, que no cuesta nada, ellos ya pueden saber con cuánto cuentan y hasta dónde se pueden comprometer, y los donantes pueden desgravar en Hacienda, si lo desean.
De una manera u otra, lo cierto es que podemos hacer mucho con nuestra pequeña aportación. Incluso, a pesar de la pandemia. El lema de la campaña de este año, “contagia solidaridad para cambiar el mundo”, nos recuerda que, si el hambre ya es un problema en sí mismo, el hambre con COVID-19 todavía es un drama peor, y muchas personas lo viven en el mundo. Este fin de semana podemos ayudarles
Antonio Gómez

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Comienza la visita ad limina del obispo de Guadix

El obispo de Guadix, D. Francisco Jesús Orozco, ha comenzado la...

Enlaces de interés