Un pueblo de hermanos en torno a la Virgen de las Angustias

Un año más, nuestra Madre la Virgen de las Angustias volvió a congregar en torno suyo a miles de personas procedentes de todos los rincones de la provincia y también visitantes de nuestra ciudad, junto con nuestro Arzobispo, así como autoridades civiles y militares, para honrar y venerar a la Madre de Dios y Patrona de Granada en su fiesta del 15 de septiembre.

Y un año más, miles de ramos y flores tejían la fachada de la Basílica de las Angustias de vivos colores tras los cuales estaban depositadas también las plegarias por las que cada uno de los que pasaron ante Ella eran imploradas.

Y un año más, la comitiva de los miles de granadinos que desfilaban ante la Sagrada Imagen de la Patrona era extensa y de largo tiempo de espera, que no impidieron a ninguno de ellos –bien en familias, en sillas de ruedas, enfermos, o solos- acudir a depositar su ofrenda en forma de flor.

MANIFESTACIÓN DE FE Y AMOR A LA VIRGEN
La Ofrenda se inició con la alocución de nuestro Arzobispo Mons. Javier Martínez, que expresaba “el momento bello, precioso, como manifestación de fe y amor a la Virgen”, dando gracias al Señor y a nuestra Madre “por haber vivido junto a su Hijo el dolor más grande, de haber abrazado con la cruz de su Hijo todos nuestros dolores y sufrimientos”. “En Ella descansamos, ponemos nuestra esperanza y le pedimos al mismo tiempo que nos dé la esperanza y el amor que nos haga capaces de afrontar las dificultades y las heridas de la vida”, explicó Mons. Martínez, quien, junto a todos los fieles congregados y personas de buena voluntad que quisieron sumarse, rezó una Salve a nuestra Madre.

Las estampas luminosas y espectaculares del pueblo cristiano volvieron a repetirse como el lanzamiento de pétalos de rosas a manos del Cuerpo de Hermanos Palieros de la Hermandad de Nuestra Señora de las Angustias, el tradicional baile de La Reja a cargo de un grupo de coros y danzas tradicionales, la Hospitalidad Granadina Nuestra Señora de Lourdes, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y Local, o el grupo de moteros que al paso ante la Virgen expresaban su veneración a la Madre de Dios haciendo sonar sus motores.

Ninguna persona se quedó sin depositar su ramo de flores, que, con esmero y afán, un grupo de hermanos de la Hermandad de Nuestra Señora de las Angustias, iba depositando en la fachada de la Basílica, que estos días brillará como eco de tantos rostros y corazones sedientos de Dios acudieron el viernes a depositar su ofrenda.

Previos a todos ellos, la autoridades municipales y militares, corporaciones políticas, asociaciones y distintos grupos se acercaron ante la Sagrada Imagen para depositar su ofrenda floral. Un equipo de hermanos y hermanas fueron los encargados de su recogida, acompañados también por nuestro Arzobispo, quien bendecía a las personas que hasta allí se acercaban y escuchaba las intenciones de oración por las que les pedían que orase. “¿Puedo encomendarle una intención familiar muy grave para que pida usted por ella?”, le decía una persona a nuestro Arzobispo cuando entregaba su ramo de flores; o el padre de una chica relativamente joven: “La van a operar la semana que viene. ¿Puede usted bendecirla?”.

ASOCIARNOS A LA PASIÓN DE CRISTO
Acercarse con la mirada de Cristo y de la Virgen María a las personas es asociarnos a la Pasión de Cristo, sobre la que habló Mons. Martínez en su homilía en la Eucaristía celebrada en la Basílica y con la que se concluyó la Ofrenda Floral, para dar gracias a Dios y a nuestra Madre por el día vivido juntos.

“Que nos podamos asociar a la Pasión de Cristo con la Virgen significa poder mirar al ser humano con algo del corazón del Señor, con algo del corazón de María. No se trata de que nos echemos cada uno los dolores y los sufrimientos del mundo, sólo las espaldas de Cristo son capaces de afrontar y de abrazar el universo entero. Pero seguro que tenemos cerca personas, que, de una manera o de otra, ancianos, chicos jóvenes sufriendo, despistados o heridos en su juventud ya, que podamos acercarnos a esa Pasión de Cristo con unos ojos de afecto”, explicaba Mons. Martínez en su homilía ante la Sagrada Imagen de la Virgen de las Angustias, que, fuera de su camarín y ubicada en la parte inferior del altar, cerca del pueblo cristiano, presidía la celebración. En este sentido, invitaba al pueblo cristiano “a ser una presencia buena para aquellos que nos rodean”, siendo éste el modo como podemos asociarnos a la Pasión de Cristo junto con María la Virgen.

Nuestro Arzobispo daba gracias a Dios por la belleza de este pueblo cristiano que, durante la jornada de ayer, acudía a los pies de Nuestra Madre, testimoniando así un pueblo de hermanos en torno a Ella. “Qué gratitud tan grande por ver a un pueblo cristiano expresando sencillamente su fe, su esperanza, su amor a la Virgen; su necesidad de salvación y de protección, y al mismo tiempo suplicando a la Virgen por sus muchas necesidades. Es probablemente el espectáculo más bello que hay sobre la tierra”.

“Lo bello de esta tarde –continuó Mons. Martínez- es justamente lo que los hombres no somos capaces de hacer, que es un pueblo de hermanos. Un pueblo donde todos nos sentimos familia, donde todos nos sentimos hijos de Dios y hermanos unos de los otros; donde hay una inmediatez y un respeto increíble, bellísimo, que no es producto de los cálculos de los hombres, ni de los esquemas de los hombres, ni de la organización humana”. En la Santa Misa, Mons. Martínez recordó, entre otros, a las víctimas del terrorismo, de las que dijo “es la pasión de Cristo hoy”.

Junto a nuestro Arzobispo, en la Ofrenda Floral participó también el Vicario General D. Francisco Javier Espigares y el párroco de la Basílica, D. Blas Gordo, junto al resto de sacerdotes de la Basílica.

NOVENA Y PROCESIÓN
Las celebraciones en honor a la Patrona de Granada continuarán durante esta semana, hasta el día 23, con la Novena que se celebrará en la Basílica a las 19:30 horas y, a las 20 horas, con la Santa Misa predicada este año por el Delegado Episcopal para actos públicos de naturaleza civil y relaciones con las instituciones civiles y Capellán Mayor de la Capilla Real, D. Manuel Reyes. La Novena puede seguirse por internet a través de la web www.basilicadelasangustias.org. Asimismo, los cultos por parte de entidades, grupos, corporaciones y asociaciones granadinas seguirán celebrándose por las mañanas a las 12 horas.

Granada volverá a vivir otra expresión pública de comunión y fe del pueblo cristiano el próximo día 24 cuando la Sagrada Imagen de Nuestra Señora de las Angustias salga en procesión, a partir de las 18:30 horas, desde su sede en la Basílica. Previamente, nuestro Arzobispo, ese día, a las 13 horas, presidirá la Eucaristía en la Basílica por la intención del Cuerpo de Hermanos Palieros.

Paqui Pallarés

Contenido relacionado

Enlaces de interés