Mons. Martínez celebra con los fieles de Purchil su Patrona, la Virgen de los Dolores

Previo al inicio de la Santa Misa, la cofradía de Nuestra Señora de los Dolores y Nuestro Padre Jesús Nazareno expresó públicamente su agradecimiento a los vecinos que han colaborado en los donativos y, en concreto, a un feligrés que expresó su voluntad antes de fallecer de utilizar su generosa aportación para dotar a la Patrona con un manto nuevo que ya luce.

La localidad de Purchil ha celebrado su Patrona, Nuestra Señora de los Dolores, con el Triduo que durante esta semana ha celebrado en su Honor y la Misa que el viernes 23 de marzo ofició nuestro arzobispo con la comunidad parroquial y vecinos del pueblo en la iglesia de San José. Una Eucaristía en la que, junto al pueblo cristiano de Purchil, contó con la presencia de la corporación municipal, autoridades civiles, así como miembros representantes de la Guardia Civil y Policía Local.

La parroquia acogió en torno a Nuestra Señora de los Dolores y a Nuestro Padre Jesús Nazareno, cuyas Sagradas Imágenes presidían el altar del Señor, a numerosos vecinos y fieles durante los días del Triduo que se han celebrado y en la Eucaristía en el viernes de Dolores previa a la salida procesional y que finalmente no pudo realizarse por la lluvia.

Antes de iniciarse la Santa Misa y en presencia de la comunidad parroquial, la cofradía quiso agradecer el generoso donativo aportado por un vecino de Purchil, Jesús Navarro Linares, ya fallecido, para que con él se hiciese un manto a la Patrona y que ya luce Nuestra Señora de los Dolores de Purchil. Se trata de un manto bordado en oro sobre terciopelo negro. Como gesto de agradecimiento a Jesús Navarro Linares y a su familia, la cofradía de Purchil hizo entrega de un ramo de flores a su hermana Encarnación, así como un caluroso aplauso de afecto y gratitud.

La cofradía también agradeció públicamente a los fieles y vecinos los donativos aportados durante el Triduo para colaborar en el embellecimiento de la Sagrada Imagen patronal. Entre estos fieles, también expresó la gratitud y un caluroso aplauso a una vecina de Purchil, Paquita, por su colaboración durante muchos años con la cofradía.

SANTA MISA
Los cantos litúrgicos de la Eucaristía fue interpretada por la Coral “Aguas Blancas” de Cenes de la Vega. La Santa Misa también fue concelebrada por el párroco de San José.

En sus palabras durante la homilía, nuestro arzobispo D. Javier Martínez recordó a los fieles que lo que celebramos en la Semana Santa es “el fundamento de nuestra alegría y de nuestra esperanza, el fundamento del amor de vuestras familias, de vuestro matrimonios, del amor de padre o de madre a vuestros hijos o a vuestros hermanos; celebramos la posibilidad que nos es ofrecida y dada de una vida de hermanos, de una vida donde, con todas nuestras flaquezas, podemos colaborar los unos con los otros”.

En definitiva, Mons. Martínez subrayó que celebramos el abrazo de Dios por cada uno de nosotros y de su amor infinito por nuestra humanidad, un amor que –recordando en palabras de la escritora americana Flannery O’Connor, convertida al catolicismo- “ a pesar de toda la miseria en la historia humana, Dios no se ha avergonzado de abrazarse con nosotros en su Hijo”.

“Ese Dios infinito se ha revelado como amor y ha hecho con nosotros una historia de amor, que culmina en la muerte de su Hijo, para que pueda empezar a vivir como hijo, es decir, que deje de ser una mera criatura que nace y crece, y está condenada al olvido”, señaló Mons. Martínez.

Paqui Pallarés

Contenido relacionado

Enlaces de interés