La Iglesia diocesana abraza a su nuevo presbítero, Luis Palomino Ortega

Nuestra diócesis celebró con júbilo y gratitud el domingo, 18 de marzo, la Ordenación sacerdotal de Luis Palomino Ortega, natural de Huétor Tájar, en una Eucaristía celebrada en la Catedral y presidida por nuestro Arzobispo, Mons. Javier Martínez, en la que el nuevo presbítero diocesano estuvo arropado por su familia y amigos, miembros del clero diocesano y seminaristas, además de por fieles llegados de diversos puntos de la provincia.

El pueblo cristiano de Granada celebró con gran alegría y expectación el domingo, 18 de marzo, la Ordenación sacerdotal de Luis Palomino Ortega, nuevo presbítero de la Iglesia de Granada que recibió el Sacramento del Orden en una Eucaristía celebrada en la Catedral y presidida por nuestro Arzobispo, Mons. Javier Martínez, en la que el nuevo miembro del clero diocesano pudo sentir el abrazo de sus familiares y amigos, así como de los fieles que se desplazaron hasta la Catedral desde distintos puntos de la provincia como Huétor-Tájar, su localidad natal, Atarfe y Benalúa, para participar y acompañar la Ordenación.

UN NUEVO SACERDOTE PARA GRANADA
La celebración del sacramento comenzó con la declaración de aptitud como aspirante al sacerdocio de Luis Palomino, quién se postró en el suelo ante el altar y seguidamente recibió la imposición de las manos por parte de nuestro Arzobispo y del resto del presbiterio presente. Posteriormente, el nuevo sacerdote fue revestido con la casulla por su padrino, D. José Ignacio Martínez, párroco de Atarfe, antes de recibir el pan y el vino, signos de la Eucaristía, y la unción con aceite en las manos.

“Ser sacerdote es ser testigo, la ofrenda de tu vida por la vida de Cristo en los hombres, por comunicar esperanza, libertad, gozo, esa capacidad de perdonar. No existe forma de vida más bella sobre la tierra, tú eres muy consciente de que el Señor ha hecho contigo una historia de gracia, me lo has dicho siempre, ser sacerdote no es mérito propio, tiene que ver con una gracia del Señor que guía nuestras vidas para bien y gozo del pueblo cristiano y alegría de la Iglesia. Esa historia de gracia es un bien para todos nosotros, tu ordenación le importa a la Iglesia entera, al mundo entero, un nuevo presbítero es un bien para el mundo entero por el que damos gracias y rezamos”, afirmó Mons. Javier Martínez durante su homilía.

Ya como un miembro más del presbiterio, el nuevo sacerdote diocesano pudo dar por primera vez la Comunión al pueblo cristiano de Granada, recibiendo su abrazo al termino de la Misa y multitud de besos en sus manos recién ungidas.

Posteriormente a la celebración de la Ordenación, la primera Misa de Luis Palomino tuvo lugar ayer, 19 de marzo, Solemnidad de San José, en la parroquia de Santa Isabel de Huétor Tájar.
María José Aguilar

 

Ver galería de fotos de la Ordenación

Ver galería de fotos en Flickr

Contenido relacionado

Enlaces de interés