La Catedral acoge las confirmaciones de dos grupos de jóvenes de la parroquia de Ogíjares y de Nuestra Señora del Carmen

Confirmandos de la parroquia de Nuestra Señora del Carmen.

Los nuevos confirmandos provenientes de Ogíjares y de la parroquia de Nuestra Señora del Carmen en Granada recibieron el sacramento de manos de nuestro arzobispo, Mons. Javier Martínez, los días 14 y 15 de mayo respectivamente, en la Catedral.

La Catedral de Granada ha acogido el pasado fin de semana las confirmaciones de dos grupos de jóvenes provenientes de la parroquia de Nuestra Señora de la Cabeza, en Ogíjares, y de Nuestra Señora del Carmen, que recibieron de Mons. Javier Martínez el sacramento de la confirmación acompañados por sus catequistas y padrinos.

Las celebraciones, que han tenido lugar respectivamente los días 14 y 15 de mayo, ha seguido las medidas sanitarias contando con la presencia de familiares y allegados según el aforo máximo permitido.

ESPÍRITU SANTO, REGALO DEL AMOR DE DIOS

Durante su homilía en la jornada del 14, nuestro Arzobispo invitaba a reflexionar sobre el sentido del ser cristiano, en el que la Confirmación es un paso concreto, y también sobre el amor de Dios por cada confirmando de forma personal.

“El cristianismo es el descubrimiento de lo que Dios ha hecho y hace por nosotros. De lo que ha hecho dándonos la vida, que es el primer regalo que Dios nos hace, y un regalo de amor, porque Dios nos da la vida como una participación ya en su vida y eso explica el deseo profundo de alegría, de belleza, de amor, de verdad y de bien que hay en el corazón de cada uno de nosotros”, destacó Mons. Martínez.

También en las confirmaciones de la jornada del 15 de mayo, los jóvenes recibieron este sacramento que finaliza la primera etapa de la iniciación cristiana recibiendo la imposición de las manos, acompañados por sus padrinos y madrinas, así como la unción con el santo óleo.

“Es Jesucristo quien os sigue y quiere a vosotros. Dios lleva toda una historia amándoos tal como sois. El amor infinito quiere darse a vosotros en este día, un amor sin límites, eterno. Cuando Dios dice te quiero lo dice por siempre y para siempre. Cada uno de vosotros tiene un valor infinito para Dios”, afirmó nuestro Arzobispo felicitando a los jóvenes por su “fortaleza y empuje” en el seguimiento de Jesucristo.

María José Aguilar
Secretariado de Medios de Comunicación Social

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Enlaces de interés