«Es fruto de la cultura de la Iglesia mirar al mundo con amor»

El Arzobispo de Granada, Mons. Javier Martínez, inauguró la exposición «50 años de Manos Unidas», que podrá visitarse hasta el 31 de marzo, en el Centro Cultural Nuevo Inicio (Plaza Alonso Cano, s/n).

En su intervención, Mons. Martínez expresó su alegría por esta muestra con la que el pasado año Manos Unidas celebró su 50 aniversario de lucha contra el hambre y de trabajo en el sector de la cooperación al desarrollo. “Quiero expresar mi alegría por la existencia de Manos Unidas, lo que ha venido significado en la vida de la Iglesia y en la vida de la sociedad españolas en estos cincuenta años y también en la Diócesis de Granada”, concluyó el Arzobispo. 

“Es fruto de la cultura de la Iglesia mirar al mundo con ternura, con amor, es fruto de nuestra experiencia de Cristo el poder mirar a todo ser humano, especialmente al más desfavorecido, al más pobre, al más humilde, con una ternura especial, porque eso es lo que hemos aprendido de Nuestro Señor. Y ésa es la cultura que nos caracteriza, frente a otras miradas al mundo y a la historia que miden las relaciones en función de intereses, y donde se propugna y se proclama, además, que eso es lo que debe hacerse”, señaló el Arzobispo de Granada en la inauguración.

Asimismo, D. Javier Martínez habló sobre la antropología cristiana, que permite mirar y tratar a las personas por el hecho de ser personas, y explicó que “una vida sólo es verdaderamente humana cuando el motor que la mueve y lo que rige todas sus acciones es la donación de uno mismo. Eso es lo único que es amor”.

La Iglesia, voz alternativa
Durante la inauguración, D. Javier Martínez señaló cómo frente a políticas sociales contrarias a la vida humana, cada vez más “la Iglesia suena como una voz alternativa a las voces del mundo. Los seres humanos estamos hechos para el amor y cuando uno ama, encuentra siempre una complicidad en aquellas personas que son objeto de ese amor, que reciben ese amor. Y el amor se multiplica: a medida que uno da amor, crecen las personas”.
 
Mons. Martínez aludió a Juan Pablo II, que creó el Pontificio Instituto Juan Pablo II para estudios sobre el matrimonio y la familia, y las políticas sociales.

“Los temas sociales están todos conectados entre sí, y no son separables tampoco, por ejemplo, de las políticas familiares, o los planteamientos y la concepción de la familia. Yo recuerdo cuando Juan Pablo II comenzó su ministerio apostólico, al poco tiempo, a principios de los años 80, inició un Instituto para el estudio del matrimonio y la familia en  Roma. Ese Instituto se ha ido desarrollando y ha ido dando a conocer, de una manera mejor, la enseñanza de la Iglesia acerca del valor positivo del matrimonio, de la relación entre el hombre y la mujer, del significado de la vida familiar, proponiendo sobre todo, de nuevo, la antropología cristiana, que está detrás del amor al cristiano. Detrás de la moral cristiana hay una concepción de lo humano. Es la misma a la que hacía referencia al principio: es decir, hemos nacido para el amor, hemos nacido para amar”, explicó.

Muestra
A la inauguración también asistieron la Directora de Manos Unidas Granada, Mercedes Jiménez, y su antecesora en el cargo durante siete años y actual Delegada de Enseñanza del Arzobispado de Granada, Paloma Suárez, quienes agradecieron a los voluntarios su esfuerzo y dedicación con la entidad en Granada. Asimismo, estuvo presente la Directora del Centro Cultural Nuevo Inicio, Ana Franco.

La exposición puede visitarse en el CC. Nuevo Inicio (Plaza Alonso Cano, s/n. Edificio Curia Metropolitana), hasta el 31 de marzo, en horario de 10 a 13:30 horas. La entrada es libre.

Contenido relacionado

Enlaces de interés