El buen samaritano, el modelo a seguir en Cáritas Granada

Celebrado el XVIII Encuentro de Cáritas Diocesana, el 21 de octubre, con la participación de 300 miembros -voluntarios, trabajadores y sacerdotes vinculados a las Cáritas parroquiales, así como nuestro arzobispo, que compartió con ellos la jornada-. El lema de este año es “Tu compromiso mejora el mundo”.

Los miembros de Cáritas Diocesana de Granada –trabajadores y numerosos voluntarios, junto con los sacerdotes que les acompañan en su tarea de ayuda a personas con escasos recursos- celebraron el pasado 21 de octubre su XVIII Encuentro anual de Cáritas que aglutina a las Cáritas parroquiales de toda la Archidiócesis.

Junto a ellos, también compartió la jornada nuestro Arzobispo Mons. Javier Martínez, quien al inicio del Encuentro dirigió unas palabras a los asistentes, subrayando lo importante que es tomar conciencia de quién es la persona que tenemos delante y preguntarnos de qué está hecha: “Hecha a imagen y semejanza de Dios. Hecha de anhelos, de necesidad de comunión, de sentirse perteneciente a una comunidad”. Mons. Martínez también habló de ser fermento en el mundo desde nuestro ser cristiano.

BUEN SAMARITANO
La jornada, que se celebró en el Centro de Estudios Superiores “La Inmaculada” con el lema “Tu compromiso mejora el mundo”, comenzó con la presentación del Encuentro a cargo del Delegado Episcopal en Granada, D. Alfonso Marín, y de su Director, Javier de Benavides, que abordó el Plan estratégico de Cáritas.

La figura del Evangelio del Buen Samaritano fue el modelo propuesto para los miembros de Cáritas por Xavier Serra, responsable de Desarrollo Institucional de Cáritas Española, en su intervención ante los 300 participantes en el Encuentro diocesano. Serra profundizó en el modo en que pueden ayudar y acompañar a otros, así como acompañarse mutuamente, para ser ese Buen Samaritano del Evangelio, que, a imitación de Cristo, está con el que sufre y pasa necesidad.

El responsable de Desarrollo Institucional de Cáritas Española habló de una mirada

–“como la de Jesús”- necesaria para afrontar humanamente el cometido de la colaboración y ayuda que prestan. En este sentido, señaló los tres aspectos fundamentales para tener una mirada como la de Cristo: la persona humana que tenemos delante, mejorar el funcionamiento para ser más eficientes en la ayuda prestada, y nuestra conversión, preguntándonos cómo es su compromiso.

Desde este enfoque, Xavier Serra desgranó el modo de afrontar la tarea con los más necesitados desde Cáritas, para que sea una atención profundamente humana: partir de la realidad mirando lo que en ella hay, juzgar la realidad preguntándose por qué suceden esas situaciones que se nos ponen delante, actuar, y celebrar, es decir, la Eucaristía, punto central de la vida cristiana, junto con la oración y el silencio.

Serra aludió también a la revolución de la ternura y mansedumbre, de la que ha hablado el Papa Francisco en alguna ocasión, para cambiar y mejorar aquellas situaciones de dificultad y necesidad que se dan en nuestro alrededor. “Estar presente en la realidad, para cambiarla humildemente”; “la celebración es esencial para el cristiano, porque nos ponemos en referencia con Jesús, los hermanos y los pobres”; “y “estamos en la realidad para aportar nuestro camino de cambio”, son algunos de los mensajes dirigidos a los participantes en el Encuentro de Cáritas Diocesana.

Finalmente, Serra propuso a los miembros de Cáritas la Carta de San Pablo a los Corintios, que habla del amor, como guía para actuar en la necesidad y con los necesitados: “El amor es paciente, afable; no tiene envidia; no presume ni se engríe; no es mal educado ni egoísta; no se irrita; no lleva cuentas del mal; no se alegra de la injusticia, sino que goza con la verdad. Disculpa sin límites, cree sin límites, espera sin límites, aguanta sin límites. El amor no pasa nunca”.

CÁRITAS, ESENCIAL
El Encuentro concluyó con la Eucaristía, que presidió nuestro Arzobispo en la capilla del CES “La Inmaculada”, y concelebrada por seis sacerdotes diocesanos, vinculados a las Cáritas parroquiales, entre ellos su Delegado Episcopal D. Alfonso Marín. En su homilía, Mons. Martínez subrayó la parte esencial, querida y cercana que es Cáritas Diocesana “al corazón mismo del Señor, que late en su Cuerpo, que es su Iglesia”, al mismo tiempo que destacó que “la misión que hacéis es una misión preciosa”.

“Lo que le pido al Señor es que la dificultad de los tiempos o de las circunstancias de crisis no desgaste vuestro corazón; que lo tengáis arraigado donde realmente uno puede regenerarse uno mismo por dentro de nuevo, y donde uno puede encontrar energías, alegría y amor como para repartir siempre. Cuanto más difícil sean las circunstancias del mundo más necesaria será esa única medicina que el mundo necesita, que es justamente la del amor, la de la ternura, la del afecto invencible de Dios como nos ha revelado nosotros el Señor”, señaló nuestro Arzobispo.

Paqui Pallarés

Contenido relacionado

Concierto al aire libre de Jesús Cabello en La Inmaculada

Ya están disponibles las entradas para el próximo concierto en Granada...

«Comunión, participación, misión»

La Iglesia se prepara para el “Sínodo de la sinodalidad”....

Enlaces de interés