El Arzobispo felicita la Navidad a los sacerdotes en el último retiro del año

El encuentro celebrado esta mañana en el Seminario Mayor San Cecilio estuvo presidido por Mons. Javier Martínez y contó con la ponencia de D. Antonio Lara, Delegado Episcopal de Liturgia, sobre el Nuevo Misal Romano.

Nuestro Arzobispo, Mons. Javier Martínez, en su felicitación navideña trasladó a los presbíteros sus intenciones para este tiempo de Adviento y para la inminente venida del Salvador: «le pido al Señor que venga a mi vida y a la vida de nuestra Iglesia, le pido que sepa reconocer su venida en todas las circunstancias, en cada persona y en cada situación en la que el Señor viene a nosotros, viene a reconocerlo como Salvador, alguien que viene para el bien de todos nosotros», afirmó.

Entre sus deseos para este tiempo litúrgico, el Arzobispo destacó la importancia de la comunión en la Iglesia diocesana. «En misiones distintas y en trabajos distintos, aunque cada uno esté en un surco diferente de la viña, que realmente podamos ser un solo cuerpo y un solo espíritu, que el Señor nos de la gracia de la comunión que es el signo más visible de su presencia, que consiste en que cada uno de nosotros, como sucede con el cuerpo humano, antes que el propio bien podamos desear el bien de todos los que formamos el cuerpo, que nuestras vidas estén verdaderamente al servicio de todo el cuerpo», dijo D. Javier Martínez.

Por último, el Arzobispo invitó a los presentes a unirse a estas intenciones profundizando en el sentido del don de la comunión: «Este don es siempre un milagro, entre un hombre y una mujer, en un matrimonio, en una parroquia, en un presbiterio, la comunión en la Iglesia Universal, el cualquier circunstancia es un milagro. El Señor desea hacer este milagro y quiere que se lo pidamos», resaltó poniendo fin al último retiro clerical del año.

NUEVO MISAL ROMANO

El retiro comenzó con la conferencia impartida por D. Antonio Lara, Delegado Episcopal de Liturgia, que presentó la estructura y aportaciones de la nueva edición en español del Nuevo Misal Romano, «el libro de la oración de la Iglesia», refiriéndose a la importancia de este libro promulgado por primera vez en 1969 por el Papa Pablo VI, que junto con el Leccionario de la Palabra de Dios, es el libro litúrgico más importante.

Entre las novedades en el Misal, que aporta una nueva Ordenación General y añadidos en el Ordinario de la Misa, entre otras cuestiones, cabe destacar la inclusión del nombre de San José en las plegarias eucarísticas, modificación ahora obligatoria que fue introducida en su momento por el Papa Benedicto XVI.

Al término del encuentro, en el que los presentes cantaron el «Rorate Caeli», canto gregoriano de preparación para la venida del Salvador, los presbíteros compartieron junto al Arzobispo un almuerzo navideño y un momento de convivencia fraterna.

María José Aguilar

Contenido relacionado

Enlaces de interés