El Arzobispo felicita a los sacerdotes de la Archidiócesis que cumplen 25 y 50 años de ordenación

Los sacerdotes diocesanos han compartido hoy una jornada festiva en el Seminario Mayor junto al Arzobispo, Mons. Javier Martínez, en la que han celebrado los 50 y 25 años de ordenación de algunos presbíteros de Granada, con motivo de la fiesta de San Juan de Ávila, patrón del clero español, que la Iglesia celebra el próximo sábado, 10 de mayo.

Mons. Javier Martínez ha felicitado personalmente a cada sacerdote y les ha entregado un obsequio de recuerdo en el aniversario. Los sacerdotes que cumplen 50 años de ordenación son D. Juan Quiles Pérez y el padre Luis Viñolo Gálvez (OFM). Por su parte, los sacerdotes que festejan sus 25 años de ordenación son los siguientes: D. José Antonio Mingorance Delgado, D. Antonio Delgado Nogales, D. Antonio Luis Martín Martín, D. Juan Carlos Moreno Muñoz, D. Cristóbal Sánchez Liñán, D. Manuel Jiménez Jiménez y D. José Antonio Cantos Fernández.

Asimismo, el sacerdote ucraniano de rito bizantino residente en Granada Swyatoslav Myronyuk, ha celebrado sus 25 años de ordenación sacerdotal, y ha ofrecido, en el marco de la jornada, una presentación sobre la situación de la Iglesia Católica en Ucrania, y su relación con la iglesia ortodoxa.

También ha intervenido en la jornada D. Eduardo García, Vicario Episcopal de la zona II, que ha hablado sobre «La espiritualidad del evangelizador», del capítulo V de la Exhortación Apostólica «La alegría del evangelio», del Papa Francisco.

El encuentro sacerdotal ha concluido con la celebración de la Eucaristía en la capilla «Virgen de las Angustias» del Seminario Mayor y un almuerzo fraterno.

En la Santa Misa, Mons. Javier Martínez ha pedido al Señor por la unión de los sacerdotes de la Diócesis y ha hablado del don del sacerdocio: «Señor, nosotros te pedimos que nos ocupemos de la obra que tú quieres, que abramos nuestro corazón a Ti, que supliquemos que el don que hemos recibido en el sacramento, más y más penetre, llegue a los rincones de nuestro corazón, de nuestra mente, de nuestras acciones, de nuestros deseos, de nuestra imaginación, para que lo que anhela nuestra imaginación sea sencillamente, seas Tú, sea la vida eterna, que eres Tú, es participar de tu vida de hijos por tu gracia, por la gracia de tu don».

Contenido relacionado

La caridad sigue abriendo por vacaciones en la zona norte de Granada

La caridad no descansa en verano. Así lo testimonia “Abiertos por...

“Aterrizar la paternidad en la vida cotidiana”

Con una mirada sobre la familia “hacia dentro y hacia fuera”...

Enlaces de interés