Corpus Christi, la gran fiesta de la Iglesia de Granada

Cientos de granadinos y visitantes de la ciudad han arropado al Santísimo Sacramento en su recorrido por las calles de Granada en la procesión con Nuestro Señor con motivo del Día del Corpus. Un gesto de acogida, abrazo y oraciones a quien es alimento de nuestra vida.

 Granada ha vivido en la mañana del jueves día 26 la gran fiesta de la Iglesia diocesana: el Corpus Christi, con la procesión del Santísimo Sacramento por sus principales calles, en la que ha participado el pueblo cristiano. En la procesión han participado también numerosos hermanos y hermanas cofrades de Granada, y el pueblo cristiano que, a las puertas de la Catedral, esperaba la salida de la Custodia. Junto al pueblo cristiano, parte del clero diocesano, seminaristas y monaguillos, presididos por nuestro Arzobispo, han acompañado la Custodia que llevaba a Nuestro Señor, recibido con aplausos y pétalos de flores a su paso por las principales vías de la ciudad, así como por las oraciones y súplicas vertidas por los fieles que han acudido a recibirle.

Previamente a la procesión de la Custodia con el Santísimo Sacramento tuvo lugar la Eucaristía en el templo catedralicio, presidida por el Arzobispo Mons. Javier Martínez y concelebrada por numerosos sacerdotes diocesanos y religiosos. Junto a ellos, también participó numeroso pueblo cristiano, que llenó la Catedral, y asistió una representación de autoridades civiles y militares.

AMOR GRATUITO Y MISERICORDIA

En su homilía, Mons. Martínez habló del amor gratuito, es decir, del amor que se dona sin contraprestación ni intereses, como el de Dios por cada uno de nosotros, que es un amor sin límites e incondicional. En este sentido, nuestro Arzobispo explicó qué es el amor verdadero frente a un tipo de reducción del amor que deviene en sentimentalismo.

«El amor significa gratuidad; significa deseo del bien del otro; significa lo que no es debido; es lo contrario del sentimentalismo. El amor tiene que ver con un juicio acerca del bien y del destino del otro, y una decisión libre y racional, inteligente, de donación al bien y al destino del otro. El sentimentalismo no es amor. Es una de sus contrahechuras, de sus deformaciones más corrientes. Y vivimos en una sociedad llena de sentimentalismo, donde se suple, a veces la falta de razón, la falta de lógica, la falta de una comprensión inteligente y profunda de lo que es la vida y lo que es la realidad, a base de fogonazos sentimentales del estilo de los fuegos artificiales. El sentimentalismo no es amor. El amor lleva consigo a veces sentimientos. No siempre, pero a veces lleva consigo sentimientos. Pero el sentimentalismo es casi, y no hay nada más parecido a un milagro verdadero que un milagro falso, y por lo tanto no hay nada que pueda engañarnos más fácil como aquello que parece amor pero no lo es, porque cuando la deformación del amor es muy bruta, muy hosca, una se da cuenta fácilmente. Pero en el caso del sentimentalismo, el sentimentalismo rige muchas veces más nuestra vida, hasta nuestra relación con Dios. Alguien dijo una vez que el verdadero peligro para el cristianismo en el mundo del futuro no era el ateísmo, sino el sentimentalismo», explicó Mons. Martínez.

La Eucaristía de hoy fue una Eucaristía jubilar, con motivo del Año de la Misericordia, ya que la S.I Catedral es templo jubilar. De la misericordia de Dios también explicó nuestro Arzobispo cómo ésta se manifiesta en «nuestro mundo de pecado» por el gesto del perdón, de la misericordia de Dios. «El amor se manifiesta en nuestro mundo de pecado, más que nada, en la misericordia infinita de Dios. Estamos celebrando el Año Jubilar de la Misericordia y esta celebración es una celebración jubilar. No hay signo más divinamente humano y más humanamente divino de que una vida está movida por el amor, de que un acto esté movido por el amor que el gesto de perdonar», subrayó.

SOLEMNIDAD DEL CORPUS

El Santísimo Sacramento volverá a salir por las calles de Granada, en un recorrido más corto, en el día de la Solemnidad del Corpus Christi, que se celebra en toda la Iglesia el domingo día 29. La procesión tendrá lugar tras la Eucaristía, que se celebrará a las 19 horas en la Catedral. Ese domingo es también día de la caridad y será el Jubileo de Caritas e instituciones de la caridad, que podrán ganar la Indulgencia Plenaria en la Eucaristía de las 12:30 horas presidida por nuestro Arzobispo, habiendo cumplido las disposiciones establecidas para ello del perdón de los pecados unos días antes o después de participar en la celebración jubilar, comulgar en el templo jubilar y rezar por las intenciones del Santo Padre. En el domingo de la Solemnidad la Eucaristía de 10 y 11 horas en la Catedral se mantienen.

Por otra parte, el resto de días –excepto el domingo de la Solemnidad- y hasta el jueves 2 de junio se celebra en la Catedral la Octava del Corpus, con la exposición del Santísimo y rezo del Santo Rosario a las 19:30 horas. Posteriormente, a las 20 horas, se celebrará la Eucaristía y, a continuación, procesión por el interior de la Catedral.

Ver galería de fotos del Corpus 2016

Contenido relacionado

Enlaces de interés