Cofrades y seminaristas rezan juntos por las vocaciones sacerdotales

En la oración vocacional que organiza el Seminario San Cecilio el segundo martes de cada mes y que en esta ocasión se ha celebado en el monasterio de la Cartuja.

La comunidad cofrade granadina, especialmente los jóvenes, acompañados por el Presidente de la corporación federativa que aglutina a todas las Hermandades y Cofradías de Semana Santa de Granada, Jesús Muros, participaron en la tarde del martes día 13 en la oración vocacional que una vez al mes convoca el Seminario Mayor para rezar por las vocaciones sacerdotales.

El monasterio de la Cartuja acogió en esta ocasión la oración vocacional para pedir al Señor por los obreros de su mies, en concreto por las vocaciones al Orden Sacerdotal.

Junto a todos ellos, también participaron los seminaristas de nuestra Archidiócesis, así como su Rector y Vicerrector del Seminario Mayor, D. Enrique Rico y D. Ildefonso Fernández-Fígares, respectivamente.

Congregados en torno al altar y ante el Santísimo, los asistentes a la oración vocacional rezaron y elevaron su plegaria. El Vicerrector del Seminario, D. Ildefonso Fernández-Fígares, recordó el objeto de la convocatoria: “Esta oración vocacional que hacemos una vez al mes es para pedir al Señor como Iglesia y como cristianos por el don de las vocaciones. Todos estamos llamados al don de una vocación, y en toda vocación universal de todos los bautizados Dios ha querido mediar en ayuda de personas concretas para que esa experiencia se haga viva”.

“Tú me mueves Señor a mi, nazarenos y mantillas, a monaguillos y a acólitos y capataces, a los que lo fueron y a los que son fieles consagrados, sacerdotes, seminaristas, laicos, también a los que no se atreven a seguirte, como me mueve a mí ver tu dolor tus llagas abiertas” .

En esta oración, también encomendaron su vida de cofrades y sus próximas estaciones de penitencia en la Semana Santa que comienza el próximo 25 de marzo, Domingo de Ramos: “Encomendamos nuestra vida, nuestro camino, nuestra estación de penitencia a Ti, Señor, que nos lo has dado todo. Esperamos en Ti, creemos en Ti, vivimos en Ti, y con nuestros pecados y pobrezas nos postramos ante Ti”.

En la oración, los participantes pidieron a Dios ayuda “en este tiempo para hacer el bien en nuestra hermandad, a estar atentos para ser partícipes de cómo la oscuridad y el dolor se transformarán en vida y alegría”.

La oración vocacional concluyó con un canto de Semana Santa a la Virgen y, posteriormente, un ágape en el Seminario Mayor que fue una ocasión de fraternidad entre los cofrades participantes y seminaristas diocesanos.

Paqui Pallarés

Contenido relacionado

Enlaces de interés