Celebración de la Fiesta del Cristo de la Expiración en Pitres

La parroquia de Pitres acogió el pasado viernes, 31 de marzo, la conmemoración de la tradicional Fiesta del Cristo de la Expiración con una Eucaristía que estuvo presidida por el párroco de Ugíjar, D. Carlos Fernández y contó con la presencia de un gran número de fieles de la provincia.

En la mañana del pasado viernes, 31 de marzo, tuvo lugar la celebración solemne de la Eucaristía en la iglesia parroquial de Pitres con motivo de la Fiesta del Cristo de la Expiración. La Eucaristía estuvo presidida por D. Carlos Fernández, párroco de Ugíjar, y concelebrada por D. Enrique Ferrer, párroco de Pitres; D. Emmanuel Vega, párroco de Cádiar y D. Alberto Sedano Rodríguez, párroco de Bérchules, siendo las lecturas leídas por personas del pueblo y el Salmo cantado por la solista Ana Rodríguez, miembro del coro de Sta. Cecilia de la Catedral de Granada.

D. Carlos, empezó su homilía saludando a todos los presentes, y a continuación hizo una reflexión sobre el misterio de la cruz, en la que manifestó que muchas veces nos quedamos en la cruz y no pensamos que por ella nos viene la salvación, plasmada en la Resurrección de Jesucristo, que vence a la muerte. Siguió explicando cómo nosotros tenemos que ofrecer nuestras vidas por los demás, según el ejemplo que Jesucristo nos da en su vida y por último en su crucifixión. Terminó su homilía con estas palabras: “ Que cuando contemplemos a Jesucristo crucificado que veamos nuestra propia incapacidad para vivir como Jesús vivió, de manera que podamos pedírselo al Señor, que nos lo da gratuitamente, haciéndonos el don de su propia vida. En unos momentos de silencio, vamos a pedirle recibir su propia vida, para que podamos vivir donde es imposible vivir”, afirmó.

La iglesia contó con la presencia de fieles venidos de diferentes puntos ya que la fiesta del Señor de la Expiración tiene una tradición muy especial y antigua en el pueblo de Pitres. Todas las personas nacidas en este bello pueblo de la Alpujarra, estén donde estén, viven con mucha religiosidad este festividad haciendo todo lo posible por asistir en su pueblo natal a la Sagrada Eucaristía y por la tarde participar en la procesión por las calles principales del pueblo, con la excelsa y majestuosa talla de Jesucristo Crucificado, del escultor Sánchez Mesa, a la que todos adoran con un cariño especial y con mucha devoción y recogimiento espiritual.

Antonio Joaquín Mezcua Roelas

Contenido relacionado

Enlaces de interés