Carta recibida por el Arzobispo de un amigo de la India

Por su interés, reproducimos la carta que hace unos días un amigo del Arzobispo de Granada, Mons. Javier Martínez, le remitió desde la India informando de la difícil situación de los cristianos en este lugar. “Mi querido Mons. Javier, saludos de Pascua desde la India.  

Al comenzar la Semana Santa y prepararnos para el Jesús Resucitado, que nos renueva y nos envía a ser testigos de Su Luz, Esperanza, Paz, Amor y Alegría, le envío mis saludos y rezo por una Semana Santa bendecida y llena de gracia.  

Durante esta Semana Santa, por favor acuérdese en sus oraciones de mí, de mi familia y de los cristianos perseguidos en la India.  

Mientras la prensa mundial informó de la tragedia en el Estado de Orissa, en otro Estado (Karnataka) hace 2 semanas sae contabilizó el ataque número mil a la Iglesia desde el 14 de septiembre de 2008. El Gobierno del Estado pareció haberse puesto de acuerdo e instigó los atentados, y ha ordenado a cada comisaría de policía registrar al menos 50 casos al mes de presuntas conversiones. Es pobre gente indefensa y hasta la fecha, desde el 14 de septiembre de 2008, se han registrado 1868 casos falsos.  

Es lamentable que el subordinado Poder Judicial haya respaldado esta acción de la policía al negar la libertad bajo fianza cuando haya objeciones. El 17 de marzo, más de 150 activistas pertenecientes a agitados grupos hindúes obstruyeron el entierro del cuerpo de un cristiano de 50 años llamado Isaac, en el distrito de Hassan. Incluso parientes del difunto maltratado decían: “El suelo de la India se contaminaría si el cuerpo de estas personas están enterrados aquí. El cuerpo debe ser enterrado en Roma o en América”. Algunas personas arrastraron el ataúd y lo llevaron a otro lugar, y el entierro de la tarde se llevó a cabo con el cura de la parroquia, tras la intervención de la policía. 

Sin embargo, bajo el sentimiento de inseguridad física lo que subyace es una gran fe y la creencia de que, de este sufrimiento, la Iglesia va a crecer aún más fuerte. Sus oraciones seguramente nos ayudarán.  

Sinceramente suyo en Cristo Resucitado”.

Contenido relacionado

Enlaces de interés