Mensaje a los fieles de la Archidiócesis de Granada

De Mons. José María Gil Tamayo, arzobispo de Granada, desde el 1 de febrero de 2023.

Granada, 1 de febrero de 2023
Solemnidad de san Cecilio

Queridos hermanos:

Al asumir hoy, solemnidad de san Cecilio, el servicio episcopal como nuevo arzobispo de Granada, tras la aceptación por parte del Papa Francisco de la renuncia presentada por nuestro anterior arzobispo D. Javier Martínez Fernández por motivos de edad, deseo enviaros un primer y breve mensaje de saludo en el que antes que nada, además de agradecer al Santo Padre su confianza puesta en mi persona y expresarle mi comunión fraterna, quiero dar las gracias a D. Javier por su acogida fraterna llena de cariño y confianza durante este tiempo que llevo entre vosotros, así como su entrega generosa durante dos décadas pastoreando esta Iglesia particular de Granada.

Estos cuatro meses entre vosotros y en los que me habéis mostrado tanto los sacerdotes como los seglares y la Vida Consagrada vuestro cariño, acogida fraterna y colaboración, han hecho aumentar aún más en mí el amor a la diócesis de Granada y a sus gentes, así como la ilusión y el deseo de serviros con todas mis fuerzas, sabiendo, ya con conocimiento de causa, que me incorporo al caminar cristiano de la diócesis de Granada y con esperanza trabajaremos juntos por llevar el Evangelio de Jesús a todos sin exclusión. No deseo otra cosa que serviros y de quereros como pastor vuestro en el nombre del Señor, especialmente a los más pobres y desfavorecidos.

Soy consciente, como os dije al llegar a vosotros, de mis limitaciones personales ante la grandeza de la misión que se me encomienda y, por ello mismo, necesito más de vuestra ayuda y oración. Es mucha la tarea que tenemos por delante y Dios no nos faltará.

Saludo también a las autoridades de la entera provincia de Granada, tan llena de belleza y posibilidades, y les agradezco su acogida en este tiempo y les ofrezco mi colaboración para seguir trabajando por el bien de nuestro pueblo.

Que san Cecilio, en cuya fiesta inicio este servicio, nos obtenga de Jesús la pasión evangelizadora con la que él nos transmitió en los comienzos el Evangelio y nos haga verdaderos testigos de Cristo en nuestro tiempo.

Que Nuestra Señora de las Angustias, a la que tanto queremos y bajo cuyo amparo materno pongo mi ministerio episcopal entre vosotros, nos auxilie y cuide, y nuestros santos y beatos granadinos intercedan a Dios por nosotros.
Recibid todo mi cariño y bendición.

José María Gil Tamayo
Arzobispo de Granada

Contenido relacionado

Descansar como Dios manda

Estamos ya a mediados de julio y no sé si muchos...

Enlaces de interés