12 de octubre, «día en el que se abrió un mundo entero a la evangelización»

La Capilla Real acogió el domingo, día 12 de octubre, la Eucaristía para celebrar la fiesta de Nuestra Señora del Pilar y Día de la Hispanidad.

D. Manuel Reyes, vicario general y capellán mayor de la Capilla Real, presidió la celebración con motivo de la festividad de la Virgen del Pilar y Día de la Hispanidad el pasado domingo 12 de octubre. Junto a los sacerdotes que conforman el Cabildo de la Capilla Real, estuvieron presentes autoridades municipales y fieles que participaron en la Eucaristía en el día de la patrona de España y día del descubrimiento de América.

En la homilía, el capellán mayor habló sobre el Evangelio del día, de la evangelización a los hombres y de la celebración del día de la Virgen del Pilar y de la Hispanidad: «Este día, en que se abrió un mundo entero a la evangelización, es un día clave en los planes de Dios», señaló D. Manuel Reyes. Asimismo, aseguró que con el descubrimiento del Nuevo Mundo, «se abría al Evangelio un mundo entero y se abría al Evangelio por la respuesta, por el proyecto, por el deseo, por la orientación de una mujer, que es Isabel», explicó el sacerdote. Además, subrayó las palabras de la Reina ante el descubrimiento de América y las dijo de forma literal: «Deseo que ante todo y sobre todo aquellos pueblos sean evangelizados, para ello enviaré a los mejores clérigos, los más preparados y los más santos, para que aquellos hombres conozcan a Jesucristo y se adhieran a la fe católica y que sean respetados porque son hijos de Dios y por encima de todo se les cuide y no se abuse en manera alguna de ellos».

El vicario general puso en las manos del Señor «el futuro de la Iglesia, el futuro de las Iglesias en los países americanos, el destino de la fe católica en nuestra patria y la deseada unidad y convivencia fraterna en todos los pueblos que constituyen la nación española».

Al finalizar la Eucaristía, tuvo lugar el canto del Tedeum y el acto cívico-religioso con la tremolación del estandarte. También, como es tradición, D. Manuel Reyes y las autoridades municipales bajaron a la tumba de los Reyes Católicos, que hicieron posible la evangelización y el descubrimiento de América, y depositaron un ramo de flores.

Contenido relacionado

«Sin San José, Jesús sería una persona marginada”

La paternidad de San José nos habla de la importancia de...

“A la adoración vamos a dejarnos transformar por Dios”

Entrevista sobre las capillas de adoración eucarística perpetua, que está previsto...

Enlaces de interés