Los seminaristas del Menor inician el nuevo curso alentados por el Obispo

Diócesis de Córdobahttps://www.diocesisdecordoba.com/
La diócesis de Córdoba comprende la provincia de Córdoba, en la comunidad autónoma de Andalucía y es sufragánea de la archidiócesis de Sevilla.

Este año se incorporan 7 nuevos seminaristas y las religiosas de Marta y María que a partir de ahora cuidarán de la casa.

El 25 de septiembre se celebró la misa de inicio de curso en el Seminario Menor “San Pelagio”, presidida por el Obispo. Este año, se formarán en el Menor 18 jóvenes, siendo 7 de ellos nuevos.
Carlos Jiménez, Enrique Lora, Crístofer Quintero, Rafael Moreno, Pepe Blasco, Rafael Marrón y Mariano Mesa son los chicos que este año se han incorporado a la familia del Seminario Menor para discernir su vocación. “Dejamos atrás muchas cosas que tienen los jóvenes de hoy, como el móvil, las redes sociales, la familia, los amigos del instituto, todo esto por algo mucho más grande que es el Señor” explica Pepe. “Al que tiene fe esto le hace ser feliz y ganamos el estar en comunidad, el estudio…” añade Mariano.

Muchos de estos chicos ya han colaborado en sus parroquias como monaguillos o se han sentido interpelados respecto a su vocación en los distintos encuentros de preseminarios y colonias vocacionales que se celebran en el mismo. También muchos de ellos han tenido a su párroco o algún seminarista como referente que les ha propuesto la vida del Seminario. Un paso más, es incorporarse a la vida diaria de esta casa donde estudian y son acompañados por los formadores que los guían y aconsejan cuando tienen alguna dificultad. En este sentido, Pepe destacaba que lo que más le ayuda es la dirección espiritual y Crístofer valoraba también el apoyo de los formadores cuando tienen algún momento de crisis.

Además del estudio y la convivencia, los seminaristas tienen tiempo para la oración y el encuentro personal con Jesucristo Sacramentado. Rafael Marrón comentaba que lo que más le ayudaba de las celebraciones de la santa misa era el momento de la consagración, cuando se ponen de rodillas delante del Señor. Y Pepe aseguraba: «me quedé prendado en una adoración al Santísimo y fue entonces cuando descubrí que el Señor me llamaba a ser sacerdote».

Por otro lado, este año los seminaristas contarán con un plus en la casa ya que se han incorporado dos religiosas de la Congregación de Marta y María, procedentes de Guatemala, y se encuentran a la espera de que llegue otra hermana más.

Eucaristía presidida por el Obispo
La santa misa estuvo presidida por el Obispo y concelebrada por el Rector del Seminario y los formadores.

En la homilía, Mons. Demetrio Fernández animó a los seminaristas a pedir al Espíritu Santo “que esta sea una convivencia benéfica que los ayude a crecer por dentro, en virtudes y a tener desde el primer día el deseo de trabajar en el estudio”. También les explicó que “el crecimiento en la obediencia es muy importante en la vida de comunidad” así como el crecer en el servicio. Y les pidió también crecer en la vida de espíritu para tener un corazón limpio donde acoger a Jesús. Asimismo, les confesó que él estuvo en el Seminario Menor de Talavera de la Reina donde hizo grandes amigos con los que todavía se reúne. Y les dijo a los chicos que en el futuro recordarían esta etapa en el Seminario Menor así: “Cuánto bien nos ha hecho porque nos ha hecho amigos unos de otros y amigos de Jesucristo”.

Finalmente, don Demetrio pidió a los seminaristas “hacer campaña vocacional”, es decir; contarles a sus amigos lo que están viviendo y ofrecerles el Seminario a aquellos que tengan vocación.

Contenido relacionado

Santos Anastasio, Félix y Digna

Según cita Manuel Nieto Cumplido en su libro titulado: “Córdoba: patrimonio...

Enlaces de interés