“La Naprotecnología es respetuosa con la naturaleza y dignidad de los esposos”

Diócesis de Córdobahttps://www.diocesisdecordoba.com/
La diócesis de Córdoba comprende la provincia de Córdoba, en la comunidad autónoma de Andalucía y es sufragánea de la archidiócesis de Sevilla.

A través de la siguiente entrevista a la doctora María Victoria Mena, ginecóloga y experta en Naprotecnología, se explica todo lo que hay que saber de esta tecnología de reproducción natural.
Son numerosas las parejas que tienen dificultades para concebir hijos. Factores ambientales, culturales y sociales convierten la fecundación en un problema muy habitual que pone en peligro a veces, incluso las relaciones matrimoniales. El desconocimiento de otras alternativas y el negocio médico montado en torno a ello, llevan la mayoría de las veces a la fecundación in vitro que no siempre acaba en éxito. Pero hay una alternativa más natural y ética: la Naprotecnología. Una técnica que busca superar ciertos problemas de infertilidad por medios naturales. La clave del tratamiento consiste en hallar las razones por las que una mujer o una pareja no pueden lograr el embarazo.

María Victoria Mena es ginecóloga y experta en Naprotecnología, tras iniciar su formación en esta ciencia en el año 2013, en Omaha, Nebraska (EEUU), justo un año después de consagrarse virgen. Actualmente, tiene su consulta en Zaragoza, en la calle Juan Pablo Bonet, donde reside tras haber vivido en Inglaterra y Estados Unidos.

P: Doctora, ¿qué es la Naprotecnología?
R: La traducción literal del término Naprotechnology significa “tecnología de la procreación natural”. En realidad se trata de aplicar los conocimientos médicos y quirúrgicos actuales al diagnóstico y tratatamiento de los múltiples factores que subyacen a los trastornos del ciclo femenino, que pueden condicionar muchas patologías, entre las que destaca la esterilidad conyugal. Desde mi consulta estoy haciendo un enorme esfuerzo para concienciar a las mujeres jóvenes de que muchos de sus trastornos hormonales pueden solucionarse mediante Naprotecnología, sin necesidad de recurrir a tratamientos que lesionan en muchas ocasiones su fertilidad o su salud general, como ocurre en los casos de pacientes con ciclos irregulares, síndrome de ovarios poliquísticos, dolores mestruales, sangrados anómalos, a las cuales se les suministra de modo sistemático la píldora anovulatoria durante años, sin tener en cuenta el impacto negativo sobre la fertilidad, el metabolismo o la salud en general de quienes los toman.

P: ¿Cuáles son los fundamentos esenciales?
R: Para poder hacer verdadera Naprotecnología es necesario que la paciente o el matrimonio aprendan a reconocer su ciclo con el Método Creighton. Este es un modelo estandarizado de reconocimiento del ciclo fértil, enseñado por monitoras profesionales en sesiones individuales. La gráfica de Creighton aporta información relevante sobre los biomarcadores del ciclo fértil femenino, que permiten al especialista orientar el estudio y monitorizar la eficacia del tratamiento aplicado.

P: ¿Cuáles son las causas de la infertilidad más comunes hoy en día?
R: En realidad, la infertilidad es un problema complejo y multifactorial. Eso significa que no suele deberse a una causa, sino a varias. Además de los problemas médicos más conocidos, están afectando seriamente a la fertilidad de las personas el inicio precoz de las relaciones sexuales, con el aumento de secuelas por enfermedades de transmisión sexual, el uso prolongado de anovulatorios, los malos hábitos alimentarios, que son más comunes de lo esperado, el estrés crónico y la mala calidad y falta de horas suficientes de sueño. Además de un cambio en la orientación diagnóstica que reduce considerablemente el número de casos demostrados de endometriosis, porque ya no se considera la laparoscopia como parte del estudio de esterilidad femenina.

P: ¿Qué casos son los que más encuentra?
R: Los casos más comunes son los defectos hormonales de la ovulación. El estrés de la vida moderna afecta seriamete a la “calidad hormonal” de los ciclos femeninos. También son muy frecuentes otros desajustes hormonales, como el exceso de hormonas masculinas, el exceso de prolactina, o los trastornos tiroideos y la baja fertilidad masculina. Encontramos muchos casos de intolerancias alimentarias, o de trastornos metabólicos en relación con la alimentación. Muchos pacientes refieren molestias intestinales, que nosotros tomamos muy en serio, e intentamos corregir, ya que influyen negativamente en la fertilidad y el estado general de la persona. Encontramos endometriosis, pero como ya he dicho, estoy convencida de que el número real de pacientes con este problema es superior al encontrado, ya que ha caido en desuso la laparoscopia diagnostica.

P: ¿Existen porcentajes de fertilidad, infertilidad en hombres y mujeres?
R: Se habla de un tercio de casos de esterilidad masculina, un tercio de esterilidad femenina y un tercio de causa mixta.

P: ¿Qué cosas son importantes a tener en cuenta?
R: Creo que es necesario concienciar a las parejas de la conveniencia de plantearse pronto la paternidad en el matrimonio y posponer los logros laborales o económicos, las seguridades materiales, a las que hoy se da prioridad por delante de la familia. Conseguir un embarazo a término facilita que se den otros.

P: Frente a todo esto de “no poder tener hijos”, juega un papel destacado la auto-culpa, ¿cómo aliviaría a todas esas parejas que están pasando por un momento así?
R: Mucha de esta auto-culpa procede, en mi opinión, del olvido de que el hijo es dado por Dios. Es necesario recordarlo continuamente. En cada embarazo hay tres “responsables”: los esposos y Dios Padre con ellos.

P: Y la edad… ¿dónde hay más o menos inconvenientes?
R: Por supuesto, los hijos son de la juventud. La treintena es la edad preponderante ahora, y ya es un poco tarde.

P: Entre el diagnóstico y tratamiento de la infertilidad por medio de la Naprotecnología… ¿cuáles son los beneficios de la Naprotecnología?
R: La Naprotecnología es respetuosa con la naturaleza y dignidad de los esposos que estudia y trata, y con la vida y dignidad de persona del hijo por nacer. Es respetuosa con la dignidad y naturaleza del acto conyugal, defiende a la familia humana de los ataques a los que se ve sometida por la moderna Medicina Reproductiva. Médicamente es más avanzada, porque busca llegar a la raíz de los problemas para subsanarlos.

P: ¿Es un sistema que puede marcar un antes y un después en la vida de muchas parejas?
R: A mí me parece una revolución silenciosa, sencilla. Como el amor verdadero, que no es estridente. A través del propio cuerpo, masculino y femenino, se descubre y realiza la Teología del Cuerpo de Juan Pablo II. Esto no puede ser sino don de Dios.

P: ¿Cuánto cuesta este tratamiento?
R: El gasto que se hace no es extraordinariamente elevado, pero sí supone cierto gasto. Las pruebas son muchas, y es necesario hacer gasto en medicamentos.

P: ¿Cómo pueden conocerlo más personas? ¿Dónde puede acudir la pareja que lo necesite?
R: Hemos diseñado unos sencillos carteles para ser colocados a la entrada de los templos, donde se encuentra nuestro contacto. Asimismo estamos trabajando por darlo a conocer en primer lugar dentro de la Iglesia. Para eso hemos organizado en Madrid una reunión los días 8 y 9 de diciembre, a la que deseamos invitar a todos los agentes de pastoral familiar de las Diócesis españolas. En internet tenemos nuestra web www.naprotec.es. Actualmente somos dos médicos trabajando activamente en esto, la Doctora Marcos, en el COF de Getafe, y yo en mi consulta de Zaragoza, desde donde atiendo a pacientes de toda la geografía peninsular.

Contenido relacionado

Los sorprendentes datos de Córdoba en Obras Misionales Pontificias

La edición digital de “Iglesia en Córdoba” recoge la memoria de...

Eclesialidad de la liturgia para participar

En la liturgia, incluso en su celebración más sencilla y pobre,...

Santa Teresa de Portugal

Santa Teresa, reina de Portugal, (1175-1250). Mujer de don Alonso IX...

Enlaces de interés