Más de 250 sacerdotes de la Diócesis de Cartagena renuevan sus promesas durante la Misa Crismal

Diócesis de Cartagenahttps://diocesisdecartagena.org/
La diócesis de Cartagena es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la catedral de Santa María, situada en la ciudad de Murcia.

En la celebración se han bendecido el Santo Crisma y los óleos para ungir a los catecúmenos y enfermos.

La Iglesia de Cartagena ha celebrado esta mañana la Misa Crismal, la magna celebración en la que se consagra el Santo Crisma y los óleos con los que se ungirá a los catecúmenos y los enfermos y donde más de 250 presbíteros diocesanos han renovado sus promesas sacerdotales. En la celebración han participado además los seminaristas del Seminario Mayor de San Fulgencio, del Menor de San José y del Misionero Redemptoris Mater.

El Obispo de Cartagena ha recordado que hoy es un día para orar al unísono por todos los sacerdotes de la Diócesis, «no nos olvidéis en vuestras oraciones para que nos sea concedida la gracia de serviros fructuosamente, aceptando el peso de esta responsabilidad, sin importarnos nuestros intereses, porque nuestra vida está entregada a Dios y a la Iglesia».

Mons. Lorca Planes ha animado una vez más a los sacerdotes para que no se dejen desalentar por el derrotismo y la angustia de esta sociedad, «si estamos fundamentados en Cristo vivimos en la esperanza, en la alegría de su triunfo… no podemos evangelizar con miedos y pesimismos».

El prelado ha resumido la tarea sacerdotal en tres retos: estar en guardia ante el poder acuciante del mal; tener despierto el mundo para Dios; y mantenerse en pie ante las corrientes de los tiempos. Asimismo ha asegurado que es importante «afrontar con seriedad» dos responsabilidades pastorales: una a nivel personal, en la que sacerdotes, consagrados y laicos deben mirar cada a cara al Señor para actualizar diariamente su conversión; y la segunda, a nivel pastoral, como revisión de los trabajos pastorales para «no conformarnos con una dulce monotonía».

Ha explicado, además, que las orientaciones dadas por el Papa Francisco en la exhortación apostólica Evangelii gaudium nos invitan a tomar conciencia de estar «ante una nueva etapa evangelizadora». Y ha recordado las palabras que el Santo Padre dirigió a los obispos españoles en la pasada Visita Ad Limina: «no ahorrar esfuerzos para abrir nuevos caminos al Evangelio».

El Sr. Obispo ha pedido a los fieles que recen por los sacerdotes, por los presentes en la celebración y por aquellos que no han podido asistir, por los que están enfermos y los ancianos, y especialmente por los que han fallecido y se encuentran ya en la presencia del Padre. También ha pedido oración para los seminaristas, «tenemos la suerte de contar con estos jóvenes, de corazón grande, que han dejado todo para seguir al Señor; ellos nos recuerdan que la respuesta es posible y que la voz de Dios sigue sonando».

Al finalizar la homilía, los más de 250 presbíteros presentes en la celebración han renovado ante el Sr. Obispo sus promesas sacerdotales. Después se ha consagrado el Santo Crisma y se han bendecidos los óleos con los que se ungirá a los nuevos catecúmenos, se consagrarán las manos de los nuevos sacerdotes y también los altares de las iglesias.

Contenido relacionado

Una experiencia inolvidable, una experiencia de Dios

Unos 110 jóvenes de la Diócesis de Cartagena han participado en...

Enlaces de interés