«La ceniza es fea, gris y mancha, al igual que el pecado, y nos recuerda que nuestra vida es frágil y caduca»

Diócesis de Cartagenahttps://diocesisdecartagena.org/
La diócesis de Cartagena es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la catedral de Santa María, situada en la ciudad de Murcia.

El Vicario General en la Eucaristía de Miércoles de Ceniza.

Más de 500 personas han participado esta mañana en el primer Vía Crucis de la Cuaresma en la ciudad de Murcia. A las 6:30 horas partía desde la Catedral hacia la plaza de los Apóstoles, calle Correos, plaza Cetina, plaza de la Cruz y calle Francisco Salzillo para regresar de nuevo a la Catedral y dar comienzo la Eucaristía, que ha estado presidida por el Vicario General y Deán Presidente de la Catedral, D. Juan Tudela, en sustitución del Sr. Obispo que se encuentra estos días en Roma participando de la Visita Ad Limina. Otras muchas personas se han sumado a la celebración de la Eucaristía.

«Convertíos y creed en el Evangelio» con la frase que se proclama en el momento de la imposición de la ceniza ha comenzado la homilía D. Juan Tudela, recordando a los presentes que con este gesto penitencial da comienzo la Cuaresma, un tiempo de conversión para celebrar «con Jesús su victoria sobre la muerte». El Vicario General ha remarcado, además, que este es un tiempo fuerte en la vida del cristiano para despojarse del hombre viejo, que representa el pecado, y recibir al hombre nuevo.

Importante es también durante este tiempo la presencia maternal de la Virgen María, a la que Cristo hizo Madre del mundo en la cruz. Tudela ha invitado a los murcianos a que reciban «con cariño y devoción de hijos», a la patrona de la ciudad, la Virgen de la Fuensanta, que llegará a la Catedral el próximo 13 de marzo.

«La ceniza es fea, gris y mancha, al igual que el pecado, y nos recuerda que nuestra vida es frágil y caduca» ha explicado, pero es a la vez un signo de esperanza, «este es un tiempo de pedir misericordia a Dios».

El Vicario General de la Diócesis de Cartagena ha recordado que el camino del cristiano es el del amor, «el Amor que es el único de recuperar la vida de una persona». Ha hecho presente también las palabras del Papa Francisco, que en su mensaje para esta Cuaresma nos invita, una vez más, a fijarnos en los que más sufren y a que seamos misericordiosos; «desconfío de la limosna que no cuesta y no duele», dice el Papa.

Durante todos los viernes de Cuaresma se seguirá realizando el Vía Crucis que cada mañana partirá a las 6:30 horas desde la puerta de la Catedral.

Contenido relacionado

Enlaces de interés