Mons. Zornoza asiste al IV Congreso Internacional de Hermandades y Cofradías

Diócesis de Cádiz-Ceuta
Diócesis de Cádiz-Ceutahttps://www.obispadocadizyceuta.es/
La diócesis de Cádiz y Ceuta es el resultado de la unión de la Gadicensis y Septensis bajo un único obispo titular, proceso que se inició en 1857 y culminó en 1933. Es sufragánea de la Archidiócesis de Sevilla y no tiene enclaves territoriales en otras diócesis ni de otras en su demarcación.

Málaga acoge hasta mañana el IV Congreso Internacional de Hermandades y Cofradías. La Agrupación de Cofradías inauguró el Congreso, un evento al que asistieron numerosas autoridades civiles, políticas y religiosas entre los que se encontraba Mons. Rafael Zornoza, y que tuvo como eje vertebrador “La religiosidad popular como base y principio de la Semana Santa”. En la conferencia inaugural, Mons. Rino Fisichella, presidente del Pontífico Consejo para la Nueva Evangelización, animó a vivir de forma festiva la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo.

En su ponencia “La religiosidad popular como fuente de evangelización”, afirmó que ante Jesús “no se puede permanecer neutral”: “Aquí se concentran las grandes cuestiones que nos afectan a cada uno, y también a la piedad popular. Tenemos que ser capaces de proclamar que Jesús ha muerto y Resucitado, porque aquí está la novedad cristiana. Afirmar con vocación que nosotros lo hemos visto. Sin esto, la evangelización resulta ineficaz y la trasmisión de la fe, débil”.

Defendió el uso del término espiritualidad popular: “La religiosidad no se refiere a una religión en concreto. Es el sentido que pertenece a toda persona que siente en su interior el sentido de lo infinito. La piedad es una posición de respeto, afecto y devoción hacia Dios. La espiritualidad popular toma fuerza de una relación sencilla pero directa con el señor, la Virgen María y los santos. Penetra en mayor grado la dimensión intuitiva”.

“Un componente importante de la espiritualidad es la dimensión festiva, que ofrece una forma de teatralidad que pone de manifiesto el sentido emotivo del pueblo y sus necesidades expresivas, tan apreciadas por el mundo de las cofradías”, aseguró, mientras que explicaba de qué manera ese carácter festivo requería de un escenario para su realización.

“¿Cómo vivir las obras de misericordia hoy? En un mundo que ha cambiado y ha dado lugar a nuevas pobrezas materiales y espirituales, las cofradías deben asumir esta responsabilidad. La Iglesia no puede ser eficaz en el proceso de evangelización si olvida cómo entrar en la Cultura y cómo crear Historia. Para permanecer vinculados a la historia de nuestro tiempo, tenemos que fijarnos en los fenómenos que obligan a la iglesia a repensar su obra”, afirmó.

Por último, se refirió a todas aquellas cuestiones que han dado lugar a “la crisis del hombre”: “Dios, hoy en día, más que ser negado, es desconocido”. Por ello, explicó cómo la Iglesia necesita de hombres y mujeres que mantengan la mirada fija en Dios, “aprendiendo la verdadera humanidad”: “Necesitamos hombres y mujeres cuyo intelecto esté iluminado por Dios. Las cofradías pueden hacer suyas esas observaciones de responsabilidad, conscientes de que desempeñan un papel eclesial en nombre de la comunidad cristiana. La transmisión de la fe parte de aquí, de la credibilidad como creyente y que la gracia actúa hasta el punto de convertir el corazón. Sed misioneros del amor y de la ternura”, concluyó, añadiendo que “el pueblo no puede ser humillado en su expresión de la fe”.

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

El 24 de febrero se abrirá la causa de beatificación y canonización de la...

El próximo 24 de febrero, a las 12.00 horas, la Catedral...

Convenio de colaboración entre Cáritas y la UNED

Alumnos de las diferentes titulaciones podrán hacer prácticas en Cáritas y...

Celebramos la Semana del Matrimonio

La Conferencia Episcopal Española celebra, del 14 al 19 de febrero, la Semana...

Enlaces de interés