«La escuela es como una madre que acoge a sus hijos»

Diócesis de Cádiz-Ceutahttps://www.obispadocadizyceuta.es/
La diócesis de Cádiz y Ceuta es el resultado de la unión de la Gadicensis y Septensis bajo un único obispo titular, proceso que se inició en 1857 y culminó en 1933. Es sufragánea de la Archidiócesis de Sevilla y no tiene enclaves territoriales en otras diócesis ni de otras en su demarcación.

En la tarde del 12 de diciembre, en el Colegio de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús de Cádiz, el cardenal arzobispo emérito de Sevilla, Mons. Carlos Amigo Vallejo, pronunció la conferencia Valores, sentimientos y virtudes. Una educación con sentimiento cristiano.

Mons. Carlos Amigo fue el encargado de abrir el ciclo de conferencias con motivo de la conmemoración del 125 aniversario de la llegada de la congregación de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús a Cádiz.

El arzobispo emérito de Sevilla habló de cómo debería ser la educación en un colegio cristiano. «Una educación completa de la persona basada en valores, sentimientos y virtudes. Se trata de personas y no de tarros que hay que llenar de cosas, de personas a las que hay que dar forma. Un colegio cristiano no puede ser bueno si no ofrece, además de una formación religiosa, una excelencia académica y pedagógica».

A los maestros y educadores les mandó un claro mensaje, «guarda lo mejor que tienes para dárselo a los demás». En este sentido, Mons. Amigo Vallejo aseguró que los alumnos tienen derecho a ser felices, siendo libres y con una formación adecuada. Al mismo tiempo, reconoció que el trabajo del maestro «no es un camino de rosas» y que tienen que soportar zancadillas en su día a día. «Por un lado está la inseguridad del maestro en el sentido de si está explicando bien lo que quiere transmitir a sus alumnos; por otro el equilibrio entre libertad y disciplina, y por último la soledad, pero no una soledad física o de falta de apoyo, sino una soledad profunda, de uno mismo, de aquel que no tiene ilusiones para seguir luchando».

De la misma manera hizo hincapié en el apoyo de los padres en la labor del educador.

Por otro lado, el arzobispo emérito de Sevilla destacó la importancia de reconciliar a las personas con el mundo. «El mundo no puede ser una especie de presidio en el que no hay más remedio que vivir. A Dios le fastidia que hablemos mal de sus hijos. No podemos vivir sin los otros y tenemos que valorarlos. Esta reconciliación es difícil, pero es una reconciliación con uno mismo; quererse a uno es intentar ser mejor persona cada día».

En cuanto al 125 aniversario de la congregación de las Esclavas en la capital gaditana, el cardenal Carlos Amigo afirmó que no hay que tener ninguna nostalgia del pasado y ningún miedo al futuro. «Lo importante no es cómo será el futuro de este colegio, sino cómo quieres que sea el futuro de tu hijo. Todos en una comunidad educativa deben sentirse queridos, desde el conserje, pasando por los alumnos, y llegando hasta la directora. Una escuela que quiere educar de forma completa tiene que tener las puertas abiertas, pero no como una aduana, sino como la casa de la madre que nos llama».

Contenido relacionado

Nota de los obispos de Migraciones ante el Día Mundial de los Refugiados

Desde el año 2001, la Asamblea General de las Naciones Unidas acordó que...

Tres catecúmenos celebraron el Rito de Entrada en la Catedral de Cádiz

El pasado domingo la Catedral de Cádiz acogió a tres catecúmenos...

Recuperar lo mejor de nuestro patrimonio para servir a toda la humanidad

Joseph Ratzinger Presente y futuro de Europa. Sus fundamentos hoy y mañana Madrid,...

Enlaces de interés