Mons. Mazuelos, en la Misa de las Familias: “El amor no es algo de usar y tirar, hay que construirlo y cuidarlo con la Gracia de Dios”

Diócesis de Asidonia-Jerezhttps://wp.diocesisdejerez.org/
La diócesis de Asidonia-Jerez, conocida también simplemente por diócesis de Jerez, ​ es una jurisdicción de la Iglesia católica de España que comprende el norte de la provincia de Cádiz, tomando como límite y frontera natural el curso del río Guadalete.

El obispo de Asidonia-Jerez presidió una muy participativa celebración de la Eucaristía que, en la Santa Iglesia Catedral del Salvador, reunió a los fieles diocesanos con motivo de la fiesta de la Sagrada Familia.

Jerez, 29 de diciembre de 2013.- La Iglesia celebra hoy domingo la fiesta de la Sagrada Familia que llevó a los fieles de Asidonia-Jerez a reunirse en torno a su pastor, monseñor José Mazuelos, en la misa de la Catedral. Padres, madres, hijos y abuelos llenaron los bancos que el primer templo diocesano estrenaba y en los que se materializaba, de este modo, el sentido de una cita con el lema ‘Esposo y esposa, padre y madre por la Gracia de Dios’.

La Eucaristía estuvo animada por la Pastoral Familiar que encargó a familias completas las lecturas, las peticiones o las ofrendas y contó, en la homilía del obispo, con reflexiones que, buscando el ejemplo en el amor y otras virtudes que José y María llevaron a la relación matrimonial, apuntaron un análisis muy actual. «Nuestras familias se mantendrán unidas, como la Sagrada Familia, también por el amor; sin él todo lo demás no les sirve de nada», señaló.

«El amor no es algo de usar y tirar, algo que entre y salga de uno enamorándose o desenamorándose con facilidad; el amor sincero es entrega desinteresada, hay que construirlo y cuidarlo con la Gracia de Dios», explicó monseñor Mazuelos equiparando a la experiencia de fe de Abraham cómo los esposos, que no saben lo que les espera en la vida, asumen su matrimonio desde el inicio confiándose en las manos del Señor en la certeza de que ha de ser para toda la vida.

Tres palabras resumen los requerimientos que fueron expresados por el pastor para construir cotidianamente el matrimonio y la familia: permiso, gracias y perdón. De este modo observó actitudes necesarias en nuestras relaciones domésticas. El acuerdo en la toma de decisiones, el agradecimiento permanente por las donaciones del otro y la predisposición tanto al reconocimiento de los errores propios como a perdonar los de los demás fue presentado como buena hoja de ruta.

La celebración concluyó con la Oración de las Familias que la Conferencia Episcopal Española ha puesto al alcance de todos con motivo de esta jornada tan importante en el calendario eclesial anual y que tampoco ha carecido en esta ocasión de presencia de fieles jerezanos y de personas del resto de la diócesis en Madrid, donde han tenido lugar determinados actos centrales de la Iglesia española.

Contenido relacionado

Enlaces de interés