Carta abierta del Delegado de Medios de Comunicación Social

Diócesis de Asidonia-Jerezhttps://wp.diocesisdejerez.org/
La diócesis de Asidonia-Jerez, conocida también simplemente por diócesis de Jerez, ​ es una jurisdicción de la Iglesia católica de España que comprende el norte de la provincia de Cádiz, tomando como límite y frontera natural el curso del río Guadalete.

Estimados amigos, compañeros profesionales de los media,
La Iglesia diocesana es una casa y escuela de comunión, así la definía San Juan
Pablo II en la Encíclica Novo milenio ineunte, auténtica carta programática para el
nuevo milenio que entonces se inauguraba. Por tanto no podemos hablar de cuota de
participación, sino de descubrir que nuestra diocesis es el lugar del encuentro donde
compartir aquello que cada uno va descubriendo que sirve para la evangelización.
Creo que todos tenemos que aprender de todos y que tenemos que poner nuestros
medios al servicio de los demás.

Nuestra Diócesis tiene un gran recorrido en este campo, de la mano de mis
antecesores, los profesionales y los colaboradores que integran la Delegación. Me
gustaría empezar saboreando el buen trabajo que ya se está realizando y también,
como no, ir anotando las cosas que podrían ampliarse, modificarse o mejorar.

Desgraciadamente, también hemos visto los efectos del mal uso de los avances
tecnológicos cuando falta una ética de comunicación. Los medios de comunicación
no exigen una nueva ética; lo que exigen es la aplicación de principios ya
establecidos a las nuevas circunstancias. Y ésta es la tarea en la que todos tienen un
papel que desempeñar. La ética en los medios de comunicación no sólo es tarea de
especialistas en comunicación social o en filosofía moral; la reflexión y el diálogo
deben alcanzar horizontes más amplios y globales.A su vez, a través de la Iglesia,
Jesucristo sigue predicando, sanando, dando de comer, escuchando y salvando. Por
tanto, la vida de la Iglesia sigue llena de testimonios de esperanza que pueden influir
muy positivamente en la época de crisis que estamos atravesando. Esto también es
noticia.

En la actualidad las publicaciones en los sitios web oficiales de la mayoría de las
instituciones necesitan anunciarse y vincularse a través de las redes sociales. Son los
nuevos “titulares” que hacen de reclamo para atraer el interés del público. La Iglesia
no se libra de esta situación y tiene que entrar en esta política de comunicación si
quiere “existir” en el mundo digital, y en la comunicación social en general.

Jesús es el modelo y el criterio de nuestra comunicación. Para quienes están
implicados en la comunicación social —responsables de la política, comunicadores
profesionales, usuarios, sea cual sea el papel que desempeñen— la conclusión es
clara: « Por tanto, desechando la mentira, hablad con verdad cada cual con su
prójimo, pues somos miembros los unos de los otros. (…) No salga de vuestra boca
palabra dañosa, sino la que sea conveniente para edificar según la necesidad y hacer
el bien a los que os escuchen » (Ef 4,25.29). Servir a la persona humana, construir
una comunidad humana fundada en la solidaridad, en la justicia y en el amor, y decir
la verdad sobre la vida humana y su plenitud final en Dios han sido, son y seguirán
ocupando el centro de la ética en los medios de comunicación.

Un abrazo en JHS +
Pbro. Sergio Moreno Ruiz,
Delegado episcopal de MCS

Contenido relacionado

Enlaces de interés