Ángel Herrera Oria, al servicio del bien común

Diócesis de Asidonia-Jerezhttps://wp.diocesisdejerez.org/
La diócesis de Asidonia-Jerez, conocida también simplemente por diócesis de Jerez, ​ es una jurisdicción de la Iglesia católica de España que comprende el norte de la provincia de Cádiz, tomando como límite y frontera natural el curso del río Guadalete.

Anoche se celebró en la sede del Obispado de Asidonia-Jerez una mesa redonda en torno a la figura de Ángel Herrera Oria, cuya vida y obra se exponen en una muestra hasta el sábado.

JEREZ DE LA FRONTERA. Organizador nato y hombre extraordinario que hasta su muerte actuó en favor de los más necesitados, en beneficio del bien común y en defensa de los valores de la Doctrina Social de la Iglesia. Éstas fueron algunas de las conclusiones de la mesa redonda dedicada a la figura de Ángel Herrera Oria celebrada ayer en Jerez de la Frontera, donde hasta el próximo sábado 5 de marzo puede visitarse gratuitamente la exposición sobre su vida y obras.

«Herrera Oria, su tiempo y su obra. Una vida al servicio del bien común» fue el eje común sobre el que debatieron el doctor en Historia y catedrático de Historia Medieval Rafael Sánchez Saus, el periodista Gonzalo Altozano García Figueras y la maestra rural Silveria Fernández Amorena. Un triple análisis de la figura del que fuera obispo de Málaga y cardenal, hombre de referencia en la prensa española y fundador de innumerables obras políticas, sociales y educativas. Todos ellos destacaron la grandeza humana de uno de los mayores referentes del catolicismo social en España y un modelo de laico, sacerdote, obispo y cardenal en la Iglesia y en la Sociedad.

La mesa redonda organizada por la Asociación Católica de Propagandistas, de la que fue primer presidente, y la Fundación San Pablo Andalucía CEU se celebró en el auditorio Juan Pablo II del Palacio Episcopal de Asidonia-Jerez, y contó con una gran afluencia de personas.

«Defendió los derechos de la Iglesia y trabajó hasta su muerte por la justicia social»

El doctor en Historia Rafael Sánchez Saus y catedrático de la Universidad de Cádiz, analizó en su intervención el perfil histórico del momento social que vivió Ángel Herrera Oria, y cómo las circunstancias sociales, políticas y religiosas de su época marcaron su personalidad y sus hitos en la vida pública. Además hizo notable referencia al momento fundacional de la Asociación Católica de Propagandistas y el papel de Herrera Oria, al que definió como «un hombre de ideas y gran organizador que siempre actuó con prudencia y respeto a los diferentes regímenes políticos, cooperando con ellos en lo necesario, pero sin permitir que se vulneraban los derechos de la Iglesia. Un hombre cuya fuerte personalidad ha dejado huella hasta nuestros días, preocupado siempre por el bien común y la atención de las personas». El historiador hizo hincapié en los valores que inculcó Herrera Oria, aquellos que guiaron sus actuaciones tanto en la vida social como eclesial: religión, patria, familia, orden y propiedad. «Don Ángel quiso siempre mostrar el amor al pueblo, siendo un exigente de la justicia social y contribuyendo a acortar la distancia entre las clases sociales. Con una confianza absoluta en Dios su figura es considerada a día de hoy como el gran organizador del catolicismo español del siglo XX» concluyó Sánchez Saus.

«Crear un buen periódico y que sea católico»

El periodista y escritor Gonzalo Altozano comenzó su intervención haciendo referencia a la conocida frase de Herrera Oria «hacer un buen periódico y que sea católico» para continuar perfilando el papel de quien fue uno de los principales referentes en la prensa del siglo XX e incansable defensor de los derechos de los trabajadores. Altozano se refirió a las contribuciones periodísticas de un Herrera Oria «quien no tuvo vocación periodística pero que entendió que era necesario que existiera un medio de comunicación serio para los católicos que promulgara la Doctrina Social de la Iglesia». Asimismo se refirió a la creación de la Escuela de Periodismo de El Debate «un periódico que paso de editar unos 4.000 ejemplares a picos de 150 o 200.000 en tiempo de la II República con el que supo informar y entretener, generando una notable influencia en la sociedad del siglo XX». Herrera Oria formó a los periodistas de su Escuela «a los que exigía que trabajaran con rigor académico a la que vez que siendo partícipes de la fe», concluyó Altozano.

«Hoy tenemos la gran satisfacción al recordar el esfuerzo que entre todos logramos educando, siempre animados por el cariño y la fe de don Ángel»

Emocionada y agradecida se mostró la antigua maestra rural de las escuelas-capilla de Málaga, Silveria González, vicesecretaria del centro de la ACdP de Málaga. Testigo de uno de los grandes proyectos educativos que gestó Herrera Oria en Málaga y con el que logró elevar los índices de alfabetización. «Hagamos las escuelas y preparemos a los maestros, que si es obra de Dios seguirá adelante. Ésta era la fe profunda de don Ángel» afirmó Silveria. A sus 79 años recordó cómo conoció a Herrera Oria a su llegada a Málaga y cómo éste convenció al Régimen para que entregara 50 millones de pesetas en un periodo quinquenal para desarrollar su proyecto. «Don Ángel ayudó a las personas más pobres y olvidadas que vivían en las cortijadas de la sierra malagueña dándoles la posibilidad de una educación». La huella de su proyecto perdura hoy en Málaga, «en forma de los colegios que están al cargo de la Fundación Victoria y en todas las personas que salieron del campo», concluyó Silveria. «Hoy tenemos la gran satisfacción al recordar el esfuerzo que entre todos logramos educando, siempre animados por el cariño y la fe de don Ángel».

Los miembros de la mesa compartieron experiencias con los asistentes en la sala, coincidiendo que «esta muestra es una oportunidad única de conocer en detalle la gran labor eclesial, social y educativa que gestó Herrera Oria, cuya figura hoy se encuentra camino de los altares», en referencia al interés mostrado por el público en conocer el estado del proceso de canonización del Cardenal.

La muestra permanecerá expuesta en la misma sede del Palacio Episcopal de Asidonia-Jerez hasta el próximo sábado 5 de marzo.

Contenido relacionado

Enlaces de interés