Siete africanos y dos europeas reciben el bautismo en la Vigilia pascual

Diócesis de Almeríahttps://diocesisalmeria.org/
La diócesis de Almería es una sede episcopal sufragánea de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Almería.

Concluida la procesión del Santo Entierro, que se recogía a las 21,30 h. en la iglesia de San Pedro Apóstol, domicilio canónico de sus titulares, la vivencia cristiana de la Semana Santa se abría al grande y santo Sábado. El Cabildo y el Seminario con algunos grupos de fieles que vienen participando en el canto del Oficio divino, comenzaban en la mañana del Sábado Santo, en la Catedral almeriense, el Oficio de Tinieblas, con el rezo alargado de la salmodia, las lecturas propias y el canto de las lamentaciones y lectura cuarta lectura de la pasión, la del evangelio de san Lucas, después de haber sido ya leída en el Oficio divino del Viernes Santo la pasión según san Marcos, ya que este año litúrgico han sido leídas la narración de san Mateo, el Domingo de Ramos, y la de san Juan el Viernes Santo, como es tradicional.

La liturgia de las Horas, lectura y laudes matutinas en continuidad, concluían en la unción de uno de los catecúmenos diocesanos, de los nueve que se preparaban para recibir los tres sacramentos de la iniciación cristiana (bautismo, confirmación y Eucaristía) en la Vigilia Pascual, que dio comienzo a las 23,00 h. en la Catedral de la Encarnación. Como otros años, en la Vigilia pascual recibían el bautismo, la confirmación y la Eucaristía algunos de los catecúmenos que este año recibirán los tres sacramentos de la iniciación cristiana. El Obispo Mons. González Montes cristianaba un grupo de africanos, la mayoría de Guinea-Bissau. Otros ya bautizados recibieron la confirmación y la Eucaristía. Los neófitos (plantas nuevas de la Iglesia) vistieron sus túnicas blancas (“in albis”) para integrarse en el Cuerpo de Cristo como miembros de su Iglesia. La Catedral brillaba en su esplendor en esta noche santa, en la que fueron desgranándose lecturas y salmodia hasta alcanzar, tras los sacramentos la dispensación del bautismo y la confirmación a los catecúmenos, la celebración de la Eucaristía.

Contenido relacionado

Homilía en la Misa de apertura del Sínodo de los Obispos Fase diocesana

Lecturas bíblicas: Is 53,10-11; Sal 32,4-5.18-20.22 (R/. «Que tu misericordia, Señor,...

La perla es el Reino de los cielos

Lecturas bíblicas: Sb 7,7-11; Sal 89,12-17 (R/. «Sácianos de tu misericordia…»);...

María nos habla desde la columna del Pilar

Lecturas bíblicas: 1Cr 15,3-4.15-16; 16,1-2; Sal 26,1.3-5 (R/. «El Señor me...

Enlaces de interés