Retiro de Adviento para el profesorado de religión católica en la parroquia de Santa María del Valle, de Jaén

Diócesis de Almería
Diócesis de Almeríahttps://diocesisalmeria.org/
La diócesis de Almería es una sede episcopal sufragánea de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Almería.

La tarde del viernes 11 de diciembre, el, nos hemos reunido en la Parroquia de Santa María del Valle, para hacer un alto en nuestro caminar y ponernos en presencia del Señor, para dar gracias y recobrar fuerzas.
A las 17h nos acogía el párroco, D. Antonio Pozo, quien nos ha compartido la reflexión “Tres Miradas”. Nos ha invitado a buscar momentos de reflexión y oración personal en este Tiempo fuerte para toda la Iglesia. Lo importante que es parar, revisar nuestra vida, para después llevarla a la oración, y encuentro personal con el Señor, especialmente en el sacramento del Perdón, para reconciliarnos por aquellos fallos que cada día podamos tener, y en el sacramento de la Eucaristía, para alimentarnos del Señor y poder ser la sal y la luz que nuestra sociedad necesita.
Con el título “Tres miradas”, Don Antonio ha querido hacernos caer en la cuenta de lo importante que es vivir el Adviento y prepararnos para la Navidad, mirando hacia la venida histórica de Cristo, la venida actual, descubriendo en nuestra vida cotidiana cómo Cristo viene, y hacia la venida futura de Cristo lleno de gloria.
Nos ha ofrecido algunas claves para vivir el Adviento en tres dimensiones de nuestra vida: en la vida familiar, en la vida laboral y en la vida espiritual. La actitud con la que tenemos que establecer nuestras relaciones es la alegría. Y sobre todo, como profesores de Religión, es importante llegar a nuestras aulas con ilusión, manifestando con nuestro talante, al alumnado, que merece la pena vivir en cristiano. Estilo de vida que hoy no está de moda, pero que aporta la luz y esperanza que tanto necesitan nuestros alumnos.
A continuación hemos tenido un ratito de silencio para interiorizar la reflexión que hemos escuchado, y para poner ante Jesús sacramentado nuestras necesidades, deseos, dificultades, flaquezas, con la certeza de que El Señor lo recoge, nos sana y fortalece.
Hemos terminado con la celebración de la Eucaristía, en la que hemos tenido presentes a todos los compañeros que han dedicado su vida a impartir la asignatura de Religión, y que ya están gozando de la presencia de Dios Padre.
Con alegría y agradecimiento a Don Antonio, por su acogida y disponibilidad, para ayudarnos a recorrer este Adviento, de la mano del Señor, nos hemos despedido, con el deseo de que tengamos todos una Feliz y Santa Navidad.

Contenido relacionado

Enlaces de interés