Más de 5.000 peregrinos acompañaron a la Virgen del Saliente hasta a Albox

Diócesis de Almeríahttps://diocesisalmeria.org/
La diócesis de Almería es una sede episcopal sufragánea de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Almería.

A las seis en punto de la mañana, cuando aún no había amanecido, la venerada imagen de la Virgen del Saliente descendía de su camarín para ser entronizada en sus andas. Antes, una oración previa había preparado a los miles de peregrinos que se habían citado en el Monte Roel.

Atronadores aplausos y vítores, además de múltiples cantos, guiaron la salida de la sagrada imagen hacia la explanada del Santuario. Portada en todo momento por sus devotos, las andas recorrieron las tradicionales veredas con las primeras luces.

Según fuentes oficiales, más de 5.000 peregrinos, a pie la mayoría, se sumaron a este impresionante cortejo.

En torno a las nueve de la mañana, en Las Pocicas era recibida a cruz alzada por la imagen patronal de Santa Bárbara. Un arco triunfal acogió a la sagrada imagen mientras se le ofreció el canto de la Salve. Una tupida alfombra de flores escoltó a la sagrada imagen hasta la Iglesia Parroquial, primorosamente adornada, donde se celebró la Santa Misa con gran concurrencia. A su salida, con tañidos de campana, lluvias de pétalos despidieron a Nuestra Señora.

Ya bajo un tórrido sol, alrededor de las una del mediodía, la cruz alzada y la imagen de San Isidro Labrador acogieron a la Virgen del Saliente en el Llano de los Olleres. La calle por la que los peregrinos portaron a la sagrada imagen estaba profusamente adornada con hojas de palmera, balconeras y gran cantidad de flores. En un costado de la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora del Carmen, la procesión se detuvo bajo un arco triunfal para la bendición de un azulejo en honor de la Virgen del Saliente y en memoria del capellán mártir del lugar: el Siervo de Dios don Antonio Lorca Muñoz. Los familiares del mártir, entre lágrimas, fueron testigos de excepción. Una emoción especial se vivió al llegar la Virgen al templo, pues con mucho esfuerzo está siendo intensamente restaurado por sus abnegados feligreses. Allí se rezó el Regina Coeli y muchos peregrinos se retiraron a descansar.

A las tres y media en punto, la campana volvió a convocar para la Santa Misa. Presidía en su iglesia natal, don Domingo Fernández Navarrete, párroco de Garrucha y arcipreste de Vera. En su homilía aludió a la restauración que se está llevando a cabo y destacó la maternidad de la Santísima Virgen en la vida de la Iglesia. La Coral Senegalesa cantó magistralmente la Misa de Angelis. Al finalizar, don Tomás Cano Rodrigo, Vicario General, dirigió la oración conclusiva y presidió el tramo último de la romería hasta Albox.

En la Fuente del Marqués, la imagen patronal de San Roque recibió a la sagrada imagen. Así mismo fue recibida por las autoridades civiles y militares de la Villa. El Alcalde, colocó en las andas el bastón de mando, pues no en vano la Virgen del Saliente es Alcaldesa Perpetua. Ya con la Banda de Música, muchísimos peregrinos engrosaron la comitiva, dejando insuficientes las vías públicas para contener tal multitud.

A su llegada a la Plaza Mayor, el fervor se apoderó de todos y miles de gargantas explotaron en vítores y cantos a la Madre de Dios. Bajo una lluvia de flores, las andas se entronizaron el altar y comenzó la Santa Misa. Presidida por don Francisco Ruiz Fornieles, Vicario de Norte y Levante, fue concelebrada por seis sacerdotes. Los coros parroquiales de Santa María y la Concepción cantaron unidos durante toda la celebración. En su homilía, el Vicario recordó que la bajada de la Virgen del Saliente es imagen de todas las «bajadas» que María realizó a lo largo de su vida terrena.

Ya de noche, cuando concluyó la Santa Misa, la sagrada imagen fue introducida en la Iglesia Parroquial de Santa María. El restaurado templo lucía más bello que nunca al acoger a la sagrada imagen. Por fin, la entronización de la Virgen del Saliente en el tabernáculo del retablo mayor daba por finalizada la romería de bajada. Durante los próximos quince días, la sagrada imagen permanecerá en Albox, visitando sus distintos templos y ofreciéndosele un intenso programa de cultos.

Contenido relacionado

Enlaces de interés