La Parroquia de Jesucristo Redentor celebra, por primera vez, la fiesta de su titular: Cristo Rey

Diócesis de Almeríahttps://diocesisalmeria.org/
La diócesis de Almería es una sede episcopal sufragánea de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Almería.

El pasado 26 de noviembre, la parroquia de Jesucristo Redentor de la Capital de Almería, celebraba la primera fiesta de su titular, Cristo Rey. El obispo, D. Adolfo González Montes decretó recientemente esta titularidad y todos los grupos parroquiales y fieles quisieron participar masivamente en su primer aniversario. Presentamos, a continuación, la crónica de Javier Cabrera, Catequista de dicha parroquia:
Voces angelicales de los niños de la Escolanía cantando, grupos de scouts reunidos en las salas, feligreses poniendo los últimos detalles del altar, el coro de la parroquia entonando nuevamente la entradilla, Don Francisco Lao con sonrisa nerviosa y ojos de ilusión en el interior. La algarabía se notaba más en el exterior con niños, que pintaban una pizarra y preparaban una tómbola, llegaban alimentos para las barras, que se habían preparado en el patio. Eran los prolegómenos de una gran cita.

Faltaba una hora para comenzar la misa. No era una celebración más. Por primera vez íbamos a celebrar la eucaristía tras fijar el señor obispo, Don Adolfo González Montes, la solemnidad de Jesucristo Rey del Universo como fiesta titular de nuestra parroquia. Tenía que salir todo bien y cuando cada feligrés pone tanto mimo en su cometido, y existe fe en que el Señor nos lo conceda, el éxito está asegurado.

Y así fue como pudimos compartir una preciosa y confraternal eucaristía en la Parroquia de Jesucristo Redentor de Almería el domingo 26 de noviembre. Rendimos homenaje a Cristo Rey. Según San Pablo, existen dos modos posibles de vivir: o para uno mismo o para el Señor (Rm 14, 7-9). Vivir «para uno mismo» significa vivir como quien tiene en sí mismo el propio principio y el propio fin.

Vivir «para el Señor», al contrario, significa vivir por Él, esto es, en vista de Él, por y para su gloria, por y para su reino. Y por ello la Fiesta que celebramos fue un éxito porque quienes participaron vivieron la jornada “para el Señor”. Catequistas, grupo de Teatro, Caritas, Formación Bíblica, Grupo Scout Valhalla, Liturgia y la Escolanía quisieron que nuestro Rey se sentase en su trono. Fuera el más poderoso en nuestros corazones. El más fuerte y ‘terrible’ Rey de fe, amor, bondad, solidaridad y perdón.

Así se culmina la entera celebración de los misterios de la Redención en el año litúrgico y compartimos el gozo de confesar a Jesús, el único Redentor que con su muerte y resurrección salva a la humanidad entera. Que esta fiesta no sólo ha expresado la alegría de nuestra fe, sino que también nos ha servido para afianzar los lazos de nuestro amor fraterno entre toda la feligresía.

También nos ha ayudado a compartir no sólo el espacio físico y los medios materiales de la iglesia parroquial, cuya fase final de construcción deseamos iniciar pronto, sino también la experiencia gozosa de nuestra condición de cristianos comprometidos.

Por ello hemos vivido la fiesta de una familia joven que alimenta la fe con la oración y los sacramentos; la diversión de una familia grande que anima la esperanza, la unidad y los lazos, que se fortalecen con la formación y la catequesis parroquial; y una familia variada que ejercita el mandato del amor a través de nuestra Cáritas Parroquial.

Con estas bases los ecos resuenan en la iglesia tras la misa y en los móviles tras las jornadas. -Realmente precioso, un día para recordar y emotivo con tanta gente hermanada.- Para mí ha sido un día muy especial pues he visto que todos hacemos iglesia. – En algunos momentos he llegado a emocionarme ver tanta entrega y dedicación desinteresada- Y por qué no, también hay que dedírlo -Paca q bueno estaba tu arroz- . Gracias a todos por esta inolvidable primera celebración de nuestra festividad de Cristo Rey.

Javier Cabrera, catequista

Contenido relacionado

Enlaces de interés