¡ESTABA SEGURO DE QUE VENDRÍAS!

Diócesis de Almeríahttps://diocesisalmeria.org/
La diócesis de Almería es una sede episcopal sufragánea de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Almería.

Cuentan la historia de un soldado que se acerca a su jefe inmediato, y le dice: “Uno de nuestros compañeros no ha regresado del campo de batalla, señor. Solicito permiso para ir a buscarlo. –Permiso denegado, replicó el oficial. No quiero que arriesgue usted su vida por un hombre que probablemente ha muerto”. Haciendo caso omiso de la prohibición, el soldado salió, y una hora más tarde regresó mortalmente herido, transportando el cadáver de su amigo. El oficial, furioso, le gritó: “¡Ya le dije yo que había muerto! Dígame, ¿valía la pena ir allí para traer un cadáver arriesgando su propia vida?” Y el soldado moribundo respondió: “–¡Claro que sí, señor! Cuando lo encontré, todavía estaba vivo, y pudo decirme: ‘¡Estaba seguro que vendrías!’”.

Aunque es una historia de ficción, no deja de admirarme el valor de la fidelidad y la fuerza que sigue teniendo cumplir las promesas. En una sociedad de palabras escurridizas, de compromisos que se quiebran impunemente, de desconfianzas entre hermanos… Todos necesitamos saber que alguien va a venir a rescatarnos.

Ahora cierro los ojos y pienso el nombre de esa persona de la que tengo plena certeza de que no me dejaría en el campo de batalla. Que arriesgaría su vida para cumplir su promesa de amistad o amor. Le doy las gracias en silencio, porque seguro que me cuesta expresárselo a la cara: -“¡Qué alegría haberte conocido! ¡Qué suerte tenerte conmigo! ¡Sabiendo que estás ahí me siento más seguro, más acompañado, más amado!”-

Comienza el Adviento. Un tiempo que habla de cumplir promesas, de venidas y encuentros. Y, como creyentes, sentimos muy cerca al “Salvador”: el Dios ternura crucificado que siempre estará a nuestro lado. Cuando estemos hundidos, y parezca imposible levantar la cabeza, cuando no veamos luz en nuestras noches oscuras, tengamos la certeza de que Dios no nos dejará abandonados en nuestros “campos de batalla”. Pongo mi confianza en Ti, ¡ESTABA SEGURO DE QUE VENDRÍAS!

Ramón Bogas Crespo

Director de la oficina de comunicación del obispado de Almería

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

IDEAL ALMERÍA: NUESTRO OBISPO ANTONIO, por Andrés García Lorca

Compartimos este artículo de opinión publicado en el Ideal de Almería...

Visita ad limina. Tercer día

Todo cambia. Y las visitas Ad Límina también. Ahora, gracias a...

Enlaces de interés