El Obispo de Almería corona canónicamente a la Reina de las Huertas

Diócesis de Almeríahttps://diocesisalmeria.org/
La diócesis de Almería es una sede episcopal sufragánea de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Almería.

Caía la tarde el sábado pasado cuando el Obispo de Almería colocaba la corona sobre las sienes de la sagrada imagen de la Virgen del Carmen Reina de las Huertas, amada de tantos miles de almerienses como segunda advocación más universal de la Ciudad y de su alfoz después de la advocación de la Patrona de Almería, la Virgen del Mar. A ambas advocaciones las une la historia de la restauración cristiana en Almería, y la profesión y la pasión marinera de tantas gentes que confían a la Virgen su vida movidas por una honda fe.

La ceremonia de coronación se realizó en el marco de la solemne Misa estacional del Obispo en la Plaza de la Catedral, que se llenó de fieles. Matrimonios mayores, devotos de toda la vida, gente de mediana edad y jóvenes, que no faltaron; sobre todo, adolescentes y jóvenes que son miembros de la hermandad y forman parte de los muchos cofrades de la Virgen, y los que forman parte de los grupos apostólicos parroquiales y religiosos de la ciudad.

Concelebraron con Mons. González Montes el Obispo de Guadix, antiguo párroco de San Sebastián, Mons. Ginés García Beltrán, y una veintena de sacerdotes. Junto a ellos, sin tomar parte en la concelebración como tal, asistieron con sus hábitos de carmelitas los miembros de la representación de la Orden Carmelitana, venidos de Sevilla para la celebración. Los religiosos quisieron ofrecer, en este «año de la Vida consagrada», un testimonio de vida religiosa carmelitana, asistiendo con identidad propia a la coronación de la que es su devoción mariana, muy pronto extendida por toda la Iglesia universal.

Estuvieron presentes las cofradías de la Agrupación de la capital, que acompañaron a los cofrades del Carmen. Muchas de las mujeres cofrades vestían las tradicionales mantillas españolas poniendo una nota de tradición tan española a la celebración religiosa.

Tres años han servido de preparación, según declaró la Hermana mayor, María del Carmen García Fernández. La Junta directiva y colaboradores han organizado un acto mariano de singular belleza, pero sobre todo de testimonio de fe y apostolado, que culmina un programa dilatado de actividades desarrolladas a lo largo de estos tres años, compuesto de actos devocionales, pero también de formación y proyección cultural, caridad y compromiso social.

A la coronación de la Virgen acudió una amplia representación de Autoridades civiles y militares, entre las que no podían faltar las de la comandancia de la Marina.

El momento más emotivo se produjo cuando el Obispo diocesano, Mons. González Montes, subía a la altura de la imagen, que desde su trono procesional presidía la celebración, para colocar sobre las sienes de las sagradas imágenes del Niño y de su Santísima Madre las coronas con que ahora se ciñen como tributo de amor y veneración agradecida a la constante intercesión de la Virgen por el pueblo de Dios. Los cohetes y las campañas ensordecieron el momento de la coronación como tributo de amor y explosión festiva. Portó las coronas el párroco de San Sebastián, don Manuel Cuadrado, que ha orientado espiritualmente las actividades de la preparación de la coronación acompañando la actuación de la Hermana mayor y de su equipo.

Hay que destacar la fina ornamentación que engalanó la fachada norte de la Catedral. El Orfeón murciano «Fernández Caballero» se encargó de la interpretación musical. Terminada la Misa de coronación, se organizó la procesión que devolvía la imagen a su casa habitual, la iglesia parroquial de San Sebastián, escoltada por la guardia de honor del Ayuntamiento de la capital provincial y diocesana. El recorrido, engalanado con banderolas y leyendas alusivas a la Reina del Carmelo y de las Huertas, dejaba ver a cuantos se asomaban a los balcones para aclamar el paso de la imagen de la Virgen del Carmen. Terminaba así una jornada mariana muy bella, testimonio de fe en una sociedad plural y en un tiempo muy distinto del pasado de la religión popular de masas. La religión popular sin ser hoy masiva, como en un pasado todavía reciente, es, sin duda, un magnífico marco de acción evangelizadora.

El pasado domingo, la parroquia de San Sebastián celebraba la misa de acción de gracias por la coronación de la imagen, presidida por el párroco.

Contenido relacionado

DOMINGO XXVI DEL TIEMPO ORDINARIO

Lecturas: Am 6,1.4-7 ¡Ay de los que se sienten seguros! Sal...

COMUNICADO OFICIAL DEL OBISPADO DE ALMERÍA

El Obispado de Almería informa: Que el día 20...

Apertura del curso pastoral 2022-2023 en nuestra Diócesis

La Vicaría de acción pastoral y evangelizadora de...

Enlaces de interés