La detección precoz, clave para mejorar el diagnóstico y tratamiento del cáncer de laringe

Una disfonía prolongada puede ser la señal de alarma de un problema oncológico, sobre todo si se sufren factores de riesgo asociado como consumo excesivo de alcohol, tabaco o reflujo gástrico.

La detección precoz es un elemento clave para mejorar el diagnóstico y el tratamiento del cáncer de laringe. Esta es una de las principales conclusiones en torno al Día Internacional de la Voz, que ha sido el protagonista hoy en el hospital San Juan de Dios con una sesión de análisis de las patologías de la voz y de la relación que tienen con el canto y las artes escénicas.

La jornada ha contado con la colaboración del Conservatorio Superior de Música ‘Rafael Orozco’, desde donde se profundizó en los estudios vinculados a esta especialidad musical, de manos de la soprano Inmucalada Llamas y el concertista Ángel de Andrés.

El director médico del centro y otorrino especialista en el tratamiento de la voz, Enrique Cantillo, hace hincapié en que una disfonía prolongada es la principal señal de alarma para acudir al médico. “Si tras consultar al médico de cabecera una disfonía (ronquera), esta no mejora en 15 días, el paciente debe ser derivado al otorrinolaringólogo para que la estudie y descarte que se trate de un tumor. Sobre todo si se tienen factores de riesgo asociados como el tabaco, el consumo excesivo de alcohol o reflujo gástrico”.

A pesar de ello, el doctor Cantillo explica que “la gran mayoría de disfonías están provocadas, básicamente, por el mal uso de la voz o como síntoma secundario de procesos infecciosos o inflamatorios agudos” de ahí la importancia de adquirir buenos hábitos de higiene de la voz para mantenerla a tono, sobre todo para aquellos profesionales que viven de ella: cantantes, profesores, locutores, abogados etc…y evitar de esta forma la formación de nódulos, patología más frecuente para estos profesionales.

Buenos hábitos para mantener la salud de la voz
Además, mantener una alimentación exenta de productos que puedan provocar reflujo gástrico, alcohol y tabaco, así como una correcta hidratación, acompañada de un sueño reparador y un buen tono muscular son indispensables para evitar el deterioro vocal, cuyo máximo exponente es la disfonía, comúnmente conocida como ronquera.

Sea cuál sea el origen de esta disfonía, el abordaje multidisciplinar se hace necesario para que el tratamiento sea adecuado, tal y como ha explicado en la sesión de hoy. En este sentido, se debe contar con especialistas en otorrinolaringología, logopedia, internista, especialista en digestivo, neumólogo, alergólogo, pediatra, en casos infantiles u oncólogos, en casos de cáncer. En este último supuesto, desde el Comité de Tumores del centro de la Orden Hospitalaria se ofrece una visión interdisciplinar y los últimos avances en tratamientos quirúrgicos, así como de radioterapia y quimioterapia.

La voz lírica
A la sesión clínica, que incluyó una consulta gratuita previa por parte del doctor Cantillo para hacer una valoración de la voz a aquellos profesionales interesados en la misma, se sumó una sesión lírica a cargo de Inmaculada Llamas, soprano y profesora de canto del Conservatorio Superior de Música ‘Rafael Orozco’ de Córdoba y Ángel de Andrés, reputado concertista de piano.

Durante la misma, Llamas incidió en la importancia de los estudios reglados de canto y en la simbiosis que interpretación, texto y música deben tener en relación a la lírica con un recital de seis piezas, en el que también se puso de relieve la importancia de la educación vocal para mantener una correcta salud de la misma.

Contenido relacionado

La Fundación San Pablo Andalucía CEU y el Hospital San Juan de Dios del...

La Fundación San Pablo Andalucía CEU y el Hospital San Juan...

Enlaces de interés