Católicos en la vida pública, razones para creer y para vivir

El campus universitario CEU Andalucía ha acogido este sábado el segundo y último día de las X Jornadas Católicos y Vida Pública, que bajo el lema de este año “Soy Cristiano: hechos y razones” han puesto su foco de interés en dos temas fundamentales: el papel de la familia como transmisora de fe y de cultura y las bases sobre las que se sostiene la fe cristiana, razones para creer, razones para vivir, condición y compromiso como cristianos para con la vida pública.
La clausura de las Jornadas ha contado con la participación de Sirga de la Pisa y Carrión, secretaria general de la ACdP, Rafael Ortega Benito. director de Jornadas y del Congreso Católicos y Vida Pública, Enrique Belloso Pérez, delegado de Apostolado Seglar de la Archidiócesis de Sevilla, y Julio Álvarez de Toledo Liñán, secretario de la ACdP de Sevilla. Todos ellos han querido agradecer el seguimiento de las Jornadas del numeroso grupo de asistentes, más de 300 personas, a la vez que han recalcado “la necesidad de su continuidad para los próximos años si tenemos en cuenta el contexto de una sociedad en la que cada vez está menos de moda el ser cristianos”. Todos han animado a una mayor participación de los católicos en la vida pública, buscando el bien común y estando siempre al servicio de la sociedad. Subrayando que “es necesario generar minorías creativas, proféticas, que manifiesten a todos, la alegría de ser cristianos”, y, asimismo, “no tener miedo a manifestar nuestra condición como cristianos, no ser tibios, sino responder con confianza ante la sociedad”.

Organizadas por la Fundación San Pablo Andalucía CEU, la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) y la Archidiócesis de Sevilla, estas X Jornadas Católicos y Vida Pública promueven la reflexión social, el encuentro personal con uno mismo, contribuyendo a la presencia de Dios en la sociedad mediante el testimonio cristiano.

“Razones para creer, razones para vivir”

“Razones para creer, razones para vivir” ha sido el tema elegido por el catedrático de Filosofía de la Universidad de Sevilla, Javier Hernández-Pacheco Sanz, para la segunda jornada de este encuentro cristiano, que ha sido seguido con interés, y acompañado de las mesas redondas de ambas jornadas han potenciado un foro de diálogo abierto. Esbozando un análisis de la fe en la cultura post-cristiana, abordado desde una perspectiva histórica, filosófica y religiosa. “Definir cómo entiendo mi propia fe en la cultura post-cristiana en que nos ha tocado vivir” ha explicado Hernández-Pacheco. Ha indicado que “el post-cristianismo significa una progresiva realización secular del Reino de Dios, en este mundo en el que estamos llamados a ser minoría, con la misión de mantener abierto el camino de vuelta a la casa del padre. Un camino que también es la reconciliación con nosotros mismos, y con una tradición que es igualmente misión histórica de progreso”.

Ha animado “a mantener viva la inspiración que tuvo en sus raíces el proyecto de construir un mundo mejor”. Tomando las palabras de Ratzinger, el catedrático de la Universidad de Sevilla ha recordado que “estamos llamados ser una minoría creativa en un mundo descristianizado, aunque sin confundir minoría con marginalismo”. Ha instado a “entender nuestra responsabilidad como cristianos”.
La segunda parte de la mañana ha contado con los testimonios de representantes de los movimientos, asociaciones e instituciones sevillanas, que han compartido su experiencia en una mesa redonda avalando el lema de este año #SoyCristiano: hechos y razones. Bajo el título “Ser cristianos, hechos” han participado en ella María Luisa Fernández-Cotta, de Cursillos de Cristiandad; Constantino Rodríguez Méndez, de Seglares Claretianos; y Pedro Ruíz-Berdejo Ferrari y Rocío Yñigez Ovando de Equipos de Nuestra Señora. Juan Jurado, economista y miembro de la ACdP ha moderado la mesa redonda, dando paso al final a un coloquio abierto con los asistentes que han podido plantear sus preguntas a los miembros de la mesa. Compartiendo su experiencia como cristianos, subrayando que “los movimientos y asociaciones eclesiales son un motor de la Iglesia en Sevilla, siempre dispuestos a la evangelización” y abiertos al mundo. Siendo ejemplo de comunidades de vida, una conversión pastoral y misionera, “una iglesia viva en la que no nos de miedo manifestar a todos que somos cristianos, con nuestra vida y nuestra palabra”.

Las Jornadas se han clausurado con la Eucaristía –momento principal de las Jornadas- oficiada por director de Pastoral de CEU Andalucía y consiliario de la ACdP en Sevilla, Manuel Orta Gotor, que en su homilía ha recordado el papel de los primeros cristianos, las primeras comunidades misioneras, la evolución que ha sufrido el concepto de familia, y el reto apostólico que hoy se nos plantea a cada uno de nosotros como cristianos.

Contenido relacionado

San Juan de Dios atiende en Granada a 4.457 personas sin hogar en...

La Orden Hospitalaria atiende a estas personas a través dispositivos y...

Los sanitarios y trabajadores del Hospital San Rafael ya han recibido la tercera dosis...

La tercera dosis de refuerzo de la vacuna frente al coronavirus...

Enlaces de interés