«Trabajamos para que la gente no se acostumbre a vivir en la miseria»

Diócesis de Tenerifehttp://obispadodetenerife.es/
El Obispado de Tenerife está situado en San Cristobal de La Laguna. La jurisdicción de la diócesis comprende Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro.

Como cada año, el mes de octubre nos recuerda la importancia de orar por las misiones y por los misioneros. El 19 de este mes celebramos el Día Mundial de la Propagación de la Fe, es decir, el DOMUND. La delegación de misiones organiza estos días una serie de charlas, visitas a colegios, parroquias, etc., de la mano de algunos misioneros que por estas fechas acuden a nuestra diócesis para compartir sus testimonios.

Uno de estos misioneros es Paulino Ramírez Cardoza, originario de Ciudad Juárez, Chihuahua, México. Paulino es Misionero Javeriano y ha trabajado y estudiado en Camerún durante 12 años.

A los 14 años sintió la llamada a la misión, cuando estaba interno en la Ciudad del Niño donde realizaba sus estudios. Allí convivió con las religiosas de «María Dolorosa» responsables del internado. Ellas lo enseñaban a rezar cada noche por las misiones, sobre todo por Etiopia y Angola. Es así como poco a poco fue descubriendo su vocación misionera.

Hasta los 23 años no empezó a tomar en cuenta la llamada del Señor, cuando estudiaba la carrera de Administración de Empresas y trabajaba en una cadena de montaje en su ciudad natal. Entonces comenzó a vivir profundamente el deseo de ir a misión. Dejando su trabajo y estudios, y convencido de la llamada de Dios, a los 26 años entró en la congregación de Misioneros Javerianos para comenzar esta aventura.

Su primer destino fue Camerún, concretamente en una comunidad cristiana que se encuentra en la periferia de la ciudad de Douala, llamada » Boko Plateau.»

Según este joven mexicano, su experiencia en Camerún le ha hecho ver diferente el continente africano. «Poco a poco me di cuenta del valor de la personas, aprendí que se debe ver más allá del África pobre. Se aprende mucho de sus valores y de su cultura. Estos años en el continente africano han cambiado la idea que tenía de convertirme en un super misionero, en plan salvador del mundo. Lo importante es saber integrar la fe que he recibido, darle gracias a Dios por ellos y luego saber transmitir esa fe a los otros».

En el norte de Camerún, la religión que predomina es la musulmana, mientras que el sur es más cristiano. Según Paulino, la relación entre miembros de ambas religiones es muy buena. «La convivencia es muy familiar. Yo trabajé con musulmanes de una forma muy cercana. Eso me hizo valorar otras culturas. Si aprendemos a ir más allá de nuestras creencias, se consigue un trabajo extraordinario».

Paulino recuerda sus primeros días en Camerún entre risas. «Recuerdo que me llevaron a comprar carne en una zona pantanosa. Era una especie de mercado y tenía tantas moscas como jamás me hubiera imaginado. Con el tiempo no le das importancia. Sin embargo, allí trabajamos para que la gente no se acostumbre a vivir en la miseria. Debemos dar el testimonio de que se puede vivir mejor».

Otra cosa que recuerda Paulino con mucha viveza es el momento de celebrar la Eucaristía. «Me conmovía como participaban en la misa. Lo viven como una verdadera fiesta. Durante la semana van vestidos con lo poco que tienen pero cuando llega el domingo, se ponen sus mejores galas».

Paulino se encuentra actualmente en España, concretamente en la comunidad de Murcia, compartiendo su vivencia en diferentes puntos de la geografía española.

Contenido relacionado

Descanse en paz el sacerdote José Ventura González

A primera hora de la mañana de este miércoles fallecía el...

Enlaces de interés