Pregonada la Semana Santa de La Laguna 2018

Diócesis de Tenerifehttp://obispadodetenerife.es/
El Obispado de Tenerife está situado en San Cristobal de La Laguna. La jurisdicción de la diócesis comprende Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro.

María del Mar Cabrera Carballo realizó el Pregón de la Semana Santa de Agüere en el templo de Nuestra Señora de la Concepción, en presencia del obispo Nivariense, el alcalde de la ciudad, comité ejecutivo de la Junta de Hermandades, y otras representaciones eclesiales y sociales. La parte musical del acto estuvo a cargo de “Camerata Lacunensis” con un repertorio titulado “Ave María, gratia plena”.
El acto comenzó con la interpretación de la Banda de Música de Tejina que dio paso a la salutación de bienvenida a cargo de María del Cristo Negrín. El momento central del acto fue, obviamente, la lectura del pregón.

La que fuera presidenta de la Junta de Cofradías y Hermandades de la ciudad, partiendo de un texto del apóstol Pedro, se propuso varios objetivos: trasmitir sentimientos, emociones, sensaciones positivas, creencias no pasadas de moda, entusiasmo” “Y si alguien desconocía el mundo cofrade ha podido abrir los ojos a una nueva vivencia, también me doy por satisfecha” –sostuvo.

Cabrera, buena conocedora del mundo cofrade, compartió una sucesión de recuerdos, vivencias, propias o escuchadas en su casa, desde que pudo ingresar en una Cofradía, pasando por su participación en el Comité de la Junta de Hermandades, hasta presidir la Junta.

Con sus alegrías y sinsabores quiso hacer un recorrido por esos años, al tiempo que reivindicaba el papel de estas asociaciones públicas de fieles. “Los cofrades sentimos y vivimos la Semana Santa en todos sus planos”, afirmó, para recordar que “las cofradías no son instituciones que giren en torno a dos procesiones: una, la del día que corresponde a nuestro Titular, y la otra el Viernes Santo”. En ellas participan muchas personas, se forjan amistades, se comparte el compromiso de preservar la tradición cristiana.

“Trasladamos nuestra fe a nuestro entorno, familia, trabajo, amistades, a la sociedad entera. Sabemos de las cruces que nuestros conocidos, familiares y amigos están arrastrando; del maltrato, de la desestructuración de muchas familias; de hijos, padres y madres atrapados en la droga; de personas sin medios para poder cubrir las necesidades imprescindibles del día a día”- subrayó. “Conocemos el significado de las palabras entrega, dar, compartir, ayudar, colaborar, perdonar, unir…, verbos que orientan y ordenan nuestra vida como cristianos. Porque es Cristo quien nos regala sus dones para que den en nosotros buenos frutos”.

La pregonera quiso recordar y reivindicar el sueño cofrade de disponer un espacio para convivir, con suficiente capacidad. “Un espacio donde nos sintamos acompañados y arropados”- afirmó.

Otro aspecto de la intervención quiso dedicarlo María del Mar Cabrera a la cuestión de la belleza al servicio de la fe y el papel que juega en la Semana Santa. Para ello fue citando algunas conocidas imágenes que procesionan en la ciudad o fuera de ella, para lo cual citó la afirmación del papa Benedicto XVI: ““Son imágenes donde la fe y el arte se armonizan para llegar al corazón del hombre e invitarle a la conversión”.

En este punto, puso en valor la figura del Cristo Crucificado a partir de la imagen del Santísimo Cristo de La Laguna. Una imagen que emociona “porque se hizo como nosotros, tiene un aspecto parecido al nuestro”.

Quiso la pregonera dedicar también un espacio de su pregón a subrayar la importancia de las jóvenes generaciones, el aspecto más sociológico de la Semana Santa de los cristianos, ya que “aunque todos conozcamos la diversidad de sentidos que presenta y la variedad de significados con que las personas encaran estos siete días, nuestro punto de vista debe ser otro: creemos que hablar de la conmemoración de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo sólo puede hacerse desde nuestra fe en ese Dios y Hombre que se encarnó, sufrió y murió por nosotros; la fe en que resucitó al tercer día. Pero la conmoción y angustia con la que creyentes y no creyentes asistimos al paso de las imágenes nos recuerdan una parte imprescindible de nuestra forma de ser, y de pensar para vivir”- aseveró.

Entrando en la parte final de su alocución, Cabrera subrayó los valores positivos de la llamada religiosidad popular, centrándose en la figura de María, a partir de la imagen de Nuestra Señora de los Dolores, la Predilecta de Luján Pérez, que ilustra el Cartel de la Semana Santa lagunera. “Es un ejemplo de Vida Eterna, de fracaso superado, de dar todo para recibir también todo. En definitiva, de dar auténtico sentido a una Vida, marcada desde su inicio por este final y que pronto se convertirá en verdadero triunfo”.

Igualmente, recordó la próxima Visita de la Imagen de la Virgen de Candelaria a las ciudades de Santa Cruz y La Laguna en octubre de este año, así como la Misión diocesana en marcha, que pretende concretar una nueva etapa evangelizadora marcada por el signo de la alegría.

Finalizó la pregonera dirigiéndose elogiosamente a todos los miembros de las hermandades y cofradías, y haciendo suyas unas palabras del papa Francisco para esta cuaresma “Si en muchos corazones a veces da la impresión de que la caridad se ha apagado, en el corazón de Dios no se apaga”, nos recuerda. “Él siempre nos da una nueva oportunidad para que podamos empezar a amar de nuevo.”

La actuación de la Camerata Lacunensis y las intervenciones del presidente de la Junta de Hermandades y Cofradías y del obispo Nivariense pusieron el broche final del acto.

Contenido relacionado

Omella sobre visita ad limina: Reflexión y diálogo fraterno entre hermanos

El encuentro con el Papa Francisco, la visita a los dicasterios...

Nombrado el nuevo Colegio de Consultores

Habiendo concluido el tiempo para el que fueron nombrados los miembros...

Enlaces de interés