Pregón de Navidad en La Laguna

Diócesis de Tenerifehttp://obispadodetenerife.es/
El Obispado de Tenerife está situado en San Cristobal de La Laguna. La jurisdicción de la diócesis comprende Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro.

A cargo del deán de la Catedral, D. Julián de Armas. Con el lema: “No teman, en La Laguna un Belén”, la iglesia del convento de Santa Catalina de Siena acogió la lectura del pregón de la Navidad lagunera 2007, a cargo del deán de la Catedral, Julián de Armas, "una fiesta que tiene un mensaje capaz de hablar a los hombres Y mujeres de hoy". Al acto asistieron el Obispo Nivariense, sus vicarios generales, junto a la alcaldesa, varios concejales y representantes de distintos colectivos de la ciudad episcopal.

De Armas se refirió en su alocución a la tradición de los belenes, esas expresiones artísticas y artesanas con la que los pueblos de todos los continentes "han expresado de tantas formas diferentes lo que aconteció hace 2007 años en esa aldea diminuta de la tierra llamada Belén, que está a 5.500 km de La Laguna". El sacerdote anunció su deseo e intención que la "valiosa colección de belenes" de la que dispone "formará parte" en un futuro próximo de unas salas del Área museística de la Santa Iglesia Catedral de La Laguna.

El pregonero hizo una invitación a no profanar la Navidad, ni a paganizar ese acontecimiento como se observa y comprueba antes tantos que “quieren ocultar la Navidad”. De Armas fue crítico con el consumismo, que "todo lo transforma y domestica" y que, en su opinión, "se esfuerza por quitarle el espíritu a la Navidad", cuando en Belén hemos de aprender que el ser humano vale por lo que es y no por lo que tiene.
Julián de Armas dio una voz de alarma: "atención que viene el lobo y a cambio de un gran turrón se quiere comer nuestra Navidad, no hagáis caso, no escuchéis, sus ofertas, ese lobo es hijo de una madre sin entrañas, la sociedad consumista, a quien los profetas apocalípticos llamaron la bestia", leyó el Deán, quien alertó sobre las "muchas seducciones" que existen de "ocultar el Nacimiento de Dios" y citó múltiples ejemplos en este sentido, como la desaparición de la palabra Navidad en las tradicionales tarjetas de felicitación o la cada vez más habitual presencia en muchos balcones de "un señor mayor, con barba blanca y un saco a la espalda, que no se sabe si entra o sale de las casas, pero el susto lo llevas por delante". "Quieren ocultar la Navidad", indicó.

Para el interviniente, "a nuestras sociedades les urge reflexionar sobre las bases de la convivencia entre ciudadanos creyentes e increyentes, de una religión y otra". "La solución no puede ser recortar el derecho a la libertad religiosa, reduciéndola a la conciencia personal, a la sacristía o a la privacidad, sino reconocer la pluralidad como una oportunidad y ayudarla a que se armonice el derecho a la libertad religiosa con los demás derechos fundamentales del hombre, que forman una especie de cosmos variado y libre", apuntó."Nos interesa a todos que meditemos acerca del lugar de la religión en las sociedades democráticas, sin eliminar manifestaciones religiosas que no se imponen a nadie sino que recuerdan la historia propia y la profundidad de las tradiciones legítimas de la sociedad donde se vive y convive".

El pregonero señaló, tres lecciones que, a su juicio, se pueden aprender contemplando los nacimientos: que se iluminen los ojos del corazón para conocer a un Niño Singular, descubrir el encanto de la sencillez y la sobriedad y, por último, la felicidad verdadera.
Hubo, como no, espacio para reivindicar esta tradicional festividad. "Los pobres serán bendecidos y los que sufren serán consolados, todas las crisis tienen solución, lo acaba de cantar Benedicto XVI en su última encíclica Salvados en la Esperanza: Dios mismo sigue viniendo y ahí esta nuestra esperanza". El pregonero finalizó su intervención deseando “Para todos, para la ciudad y el municipio entero, la mejor y más feliz Navidad, es decir, la más fecunda y gozosa Natividad de Jesús. Que el Niño, ese Niño único y singular, nazca en Aguere. Porque Aguere es su cuna y que nunca Aguere se atreva a dejarle marchar.

Contenido relacionado

Enlaces de interés