Exposición internacional «Los milagros eucarísticos en el mundo»

Diócesis de Tenerifehttp://obispadodetenerife.es/
El Obispado de Tenerife está situado en San Cristobal de La Laguna. La jurisdicción de la diócesis comprende Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro.

Desde el pasado 24 de mayo, se puede visitar en el Museo de Arte Sacro Santa Clara, en La Laguna, la exposición internacional “Los Milagros Eucarísticos en el mundo”, diseñada y creada por el Beato Carlo Acutis.

Dicha muestra permanecerá abierta hasta el 6 de junio en horario de 16 a 20:30 horas, de lunes a domingo.

Con una amplia variedad de fotografías y descripciones históricas, la exposición presenta parte de los Milagros Eucarísticos principales que ocurrieron a lo largo de los siglos en varios países del mundo y que han sido reconocidos por la Iglesia. Por medio de los paneles es posible visitar, virtualmente, los lugares donde ocurrieron los Milagros.

La exposición ya ha visitado más de 500 parroquias en Italia y más de 10.000  en otros países y ha sido traducida en varios idiomas.

CARLO ACUTIS

Carlo Acutis muere con tan solo 15 años a causa de una leucemia fulminante, dejando en la memoria de todos aquellos que le conocieron un gran vacío y una profunda admiración por su testimonio de vida cristiana.

Desde que recibió la Primera Comunión a los 7 años, nunca faltó a la cita diaria con la Santa Misa. Siempre intentaba, antes o después de la celebración eucarística, detenerse delante del Sagrario para adorar al Señor. La Virgen era su gran confidente y nunca dejaba de venerarla recitando cada día el Santo Rosario. La modernidad y la actualidad de Carlo casa a la perfección con su profunda vida eucarística y devoción mariana que han contribuido a hacer de él ese muchacho tan especial, admirado y amado por todos.

A Carlo le encantaba y era un gran conocedor del mundo de la informática, hasta tal punto que tanto sus amigos como los adultos licenciados en ingeniería informática lo consideraban un genio.

Los conocimientos de Carlo abarcaban desde la programación de ordenadores hasta el montaje de películas, la creación de sitios web, periódicos digitales, etc. Asimismo, realizaba voluntariado con los más necesitados, los niños y los ancianos.

En definitiva, la vida de este joven fiel de la diócesis de Milán fue un misterio hasta tal punto que, antes de morir, fue capaz de ofrecer su sufrimiento al Papa y a la Iglesia.

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

#HazMemoria #HMMisiones

En la undécima semana de la campaña #HazMemoria que la Conferencia Episcopal Española ha...

¡¡Gracias!! Consejo Diocesano de Pastoral

Con una memoria agradecida del sexenio 2015-21 comenzó este sábado 19...

Enlaces de interés