Domingo de Ramos en la ciudad episcopal de La Laguna

Diócesis de Tenerifehttp://obispadodetenerife.es/
El Obispado de Tenerife está situado en San Cristobal de La Laguna. La jurisdicción de la diócesis comprende Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro.

¿Con qué actitudes vivo la pasión? Ante la Pasión de Cristo, contemplada y meditada – señala el Obispo Bernardo Álvarez- «no se puede permanecer neutral, como tampoco se puede uno quedar indiferente ante la debilidad y el dolor humano.

Lo más importante no es lo que vemos, leemos, ni tan si quiera los hechos acaecidos, sino las actitudes que esos hechos generan en nosotros, en cada persona. Las actitudes con las que Jesús afronta su pasión y muerte, y las actitudes que generan en los que la celebramos, aquí y ahora. Este es el mensaje central que el Obispo Nivariense ha querido proponer este Domingo de Ramos, pórtico de la Semana Santa.

La celebración central de este día: Domingo de Ramos en la Pasión del Señor, comenzó en la ciudad episcopal a las diez de la mañana con la bendición de las palmas y olivos el exterior de la iglesia del hospital de Dolores. Allí ante un buen número de fieles comenzaba la celebración litúrgica del día, que prosiguió con la procesión que actualiza la entrada de Jesús en Jerusalén. La misma se desarrolló hasta la sede provisional de la Catedral, el templo de La Concepción, donde se continuó la Eucaristía centrada, en esta jornada, en la lectura de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo según S. Marcos.

Ante la Pasión de Cristo, contemplada y meditada – señala el Obispo Bernardo Álvarez, «no se puede permanecer neutral, como tampoco se puede uno quedar indiferente ante la debilidad y el dolor humano. Ni entonces, ni ahora, la Pasión y Muerte de Jesucristo es un espectáculo para representar y ver. Su pasión nos interpela y pone al descubierto nuestra parte de culpa en el sufrimiento ajeno, así como la mezquindad de las pasiones que anidan en nuestro corazón. Si no queremos ser meros espectadores, fijándonos en Cristo y en los que le rodean en su pasión, tenemos que hacernos estas preguntas: ¿De parte de quién estoy yo? En relación a Cristo, ¿con qué personajes de la pasión me identifico yo en este momento de mi vida?»

Los pasos procesionales y las representaciones de la Pasión del Señor – señala Álvarez – «son un anuncio del evangelio y deben servir a todos, creyentes o no, para dejarse penetrar interiormente por los hechos y actitudes que las imágenes representan. Más allá de las imágenes y escenas, debemos ver la historia real que ocurrió entonces y que sigue repitiéndose hoy en millones de personas que en todo el mundo son víctimas de la injusticia, el odio y la violencia, como lo fue Jesús. No podemos olvidar las palabras del propio Cristo: «los que hacéis a uno de estos, mis humildes hermanos, a mi me lo hacéis».

Contenido relacionado

Descanse en paz el sacerdote José Ventura González

A primera hora de la mañana de este miércoles fallecía el...

Enlaces de interés