Concluye la restauración del tabernáculo del altar mayor de la iglesia de El Salvador

Diócesis de Tenerifehttp://obispadodetenerife.es/
El Obispado de Tenerife está situado en San Cristobal de La Laguna. La jurisdicción de la diócesis comprende Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro.

El Cabildo de La Palma, a través de su Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico y el Taller de Restauración de Pintura y Escultura de la Institución, y con la colaboración de la propia parroquia, ha concluido las tareas de limpieza y rehabilitación del tabernáculo de la iglesia matriz de El Salvador, en la capital insular.

La consejera del área, María Victoria Hernández, señala que la intervención ha consistido en la limpieza mecánica, consolidación de los diferentes estratos pictóricos, así como el tratamiento contra ataques puntuales de insectos xilófagos, pudiendo disfrutarse, de nuevo, de su esplendor primitivo.

La iglesia de El Salvador del Mundo se cree que fue erigida entre 1494 y 1500, si bien en aquellos comienzos constituiría un pequeño recinto sacro de una sola nave que fue agrandándose a medida que transcurría el tiempo y las diversas generaciones iban queriendo plasmar su huella en ella.

Figura indiscutible de ese movimiento fue el sacerdote Manuel Díaz (1774-1863), rector de la iglesia de El Salvador desde 1817. Cabecilla del partido liberal, tachado de masón y enemigo del absolutismo, fue víctima de una persecución, tanto de orden eclesiástico, como político, por sus ideas.

En torno a 1813, el párroco Manuel Díaz y su más íntimo colaborador, el sacerdote y arquitecto don José Martín de Justa, vinculado en todos los órdenes a la figura de Díaz, emprendieron la reforma neoclásica de la iglesia de El Salvador, iniciada por las capillas laterales de las naves y seguidas poco después por la cabecera.

La construcción del retablo del altar mayor (1840) y del tabernáculo fue una obra cuidadosamente meditada ya desde 1818. El diseño arquitectónico del retablo fue obra de Martín de Justa, mientras que al señor Díaz se deben los jaspeados de apariencia marmórea, los cortinajes fingidos que decoran el testero de la capilla mayor y la ingeniosa y teatral maquinaria que acciona el expositor del tabernáculo, dejando ver la custodia.

Fernando Estévez, la gran figura de la plástica canaria del siglo XIX, amigo personal del cura Díaz, fue el autor de los dos ángeles turiferarios y los relieves del tabernáculo, así como de la pareja de ángeles que adoran el triángulo luminoso del remate del retablo.

El tabernáculo se presenta delante del retablo mayor, exento, y está compuesto por un sagrario y expositor superior, que tiene forma de templete circular, sostenido por cuatro pares de columnas y cubierto por el cortinaje de un arabesco pabellón de tela. En los laterales del sagrario existen dos relieves tallados en madera que representan a David y a los ancianos y jefes de Israel. A su lado, los ángeles turiferarios de Estévez.

Según cuenta el profesor Jesús Pérez Morera, “sorprende descubrir que la capilla mayor de la iglesia de El Salvador pueda ser considerada como un templo masónico. Sin embargo, y para quien conoce el siglo XIX palmero, este hecho resulta perfectamente comprensible en una sociedad acostumbrada a tratar con toda familiaridad la liturgia masónica y en la que liberalismo, masonería y altar marcharon muchas veces por la misma senda”.

Contenido relacionado

Toma de posesión de Juan Antonio Pérez como nuevo presidente de la Junta de...

El obispo Nivariense presidió este pasado jueves 13 de enero, en...

FOESSA presenta la primera radiografía social completa de la crisis de la COVID-19 en...

cáritas.es.- Bajo el título «Evolución de la cohesión social y consecuencias...

Del 17 al 22 de enero, «visita ad limina» del tercer grupo de obispos...

Los obispos de las provincias eclesiásticas de Granada, Sevilla y Mérida-Badajoz,...

Enlaces de interés