Virgen Dolorosa. Capilla de San Pedro de Alcántara (Sevilla)

Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

Virgen Dolorosa. Capilla de San Pedro de Alcántara (Sevilla)

El pasado día 15 de septiembre celebramos la memoria de la Virgen María al pie de la cruz, la Virgen de los Dolores. Por ello nos detenemos hoy ante la hermosa imagen de la Virgen Dolorosa que se encuentra en la Capilla de San Pedro de Alcántara, en la sevillana calle Cervantes.

En 1565 el giennense natural de Baeza, Gaspar de Becerra (1520-1570), talla una imagen de la Virgen de la Soledad o de las Angustias a instancias de la reina Isabel de Valois, tercera esposa de Felipe II, que reproducía una pintura que había traído de Francia que representaba la Virgen arrodillada al pie de la cruz con las manos entrelazadas y que la leyenda identificaba como un regalo de San Francisco de Paula a su padre, el rey de Francia. A la escultura, que se encontraba en una capilla de la Iglesia de la Victoria, del Convento de los Mínimos de San Francisco de Paula de Madrid donde en 1567 se funda una congregación o cofradía, se le colocó un traje de luto que pertenecía a la condesa viuda de Ureña formado por un ropaje negro con toca monjil blanca, configurando una iconografía que, debido al patrocinio real así como a su fama milagrera, adquirirá una gran difusión por todo el país.

Así, este modelo iconográfico de la Virgen de rodillas con las manos unidas en oración basado en la Soledad madrileña lo podemos encontrar en varias imágenes de nuestra Archidiócesis, como las que reciben culto en las iglesias de Santa Cruz, de Santiago, de San Andrés, de la Magdalena o de San Nicolás de Bari, así como la que destacamos hoy, esta espléndida Dolorosa que se encuentra en la Capilla de San Pedro de Alcántara de Sevilla.

Se trata de una escultura en madera policromada y estofada fechable a finales del primer tercio del siglo XVIII, de autor anónimo. Algunos autores quieren descubrir en el bello rostro de esta Dolorosa las características y rasgos formales de las obras de Pedro Duque Cornejo.

Se nos muestra a María al pie de la cruz, de rodillas sobre un cojín, con la cabeza levemente girada hacia su derecha, mientras que dirige sus manos unidas en oración hacia la izquierda.

Siguiendo el modelo de la Dolorosa madrileña, tristemente destruida en 1936, viste túnica y manto de color negro adornados por una bella decoración vegetal y en Ella destaca especialmente el rostro doliente de la Virgen, enmarcado por un rostrillo que se prolonga hasta la cintura, cubriendo el pecho formando una especie de escapulario. Igualmente, es reseñable la ampulosidad de los pliegues del manto, que confieren movimiento al conjunto.

Completa su iconografía como Madre Dolorosa con el corazón atravesado por los siete puñales, símbolo de los siete dolores de la Virgen, realizado en plata al igual que la corona dieciochesca que porta la imagen.

Recibe culto en un retablo neoclásico de la segunda mitad del siglo XIX situado en el crucero, en el lado de la nave del Evangelio que se remata con una escultura de San Miguel Arcángel en el ático.

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Enlaces de interés