Parroquia por el empleo

Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

El trabajo es una prioridad en la Iglesia. No podía ser de otra manera. La carencia de un trabajo digno condiciona la vida no ya de las personas que lo sufren directamente, sino del resto de miembros de unas familias que tienen que hacer frente a situaciones en muchos casos desesperadas. Esta preocupación se concreta en acciones puntuales, iniciativas de parroquias, movimientos o hermandades que han situado el desempleo en el centro de su preocupación, como instituciones conscientes de las carencias de las comunidades en las que se insertan.

La Archidiócesis situó en septiembre de 2015 la lucha contra el desempleo entre sus prioridades pastorales. Fruto de ello fue la creación y desarrollo de la Acción Conjunta contra el Paro, un proyecto global que continúa la importante actividad que se venía desarrollando a niveles parroquiales. Una de estas parroquias es la de Ntra. Sra. de la Oliva, en Dos Hermanas, que atiende las necesidades espirituales, caritativas y sociales de una población que ronda los 25.000 habitantes. Un colectivo ciudadano trabajador y luchador, que sufre, como en tantas zonas de la geografía diocesana, las consecuencias del alto índice de paro.

A raíz del inicio de la construcción del nuevo templo, en 2011, la parroquia experimentó un auge, atrayendo a un importante número de fieles, que hicieron suyo el proyecto de la nueva iglesia. Un objetivo común, algo tangible que se identificaba plenamente con el barrio y su gente. Esta sintonía se concretó en una corriente solidaria que se creó para ayudar a levantar el templo.

Ahí interviene ANDYCA-40, un colectivo de voluntarios que se implican de lleno en la reforma de los locales parroquiales. La Archidiócesis facilita los materiales y los miembros de ANDYCA-40, en su mayoría personas paradas que necesitan un proyecto como este para “sentirse útiles”, ofrecen su trabajo de forma desinteresada. Arquitectos, técnicos y profesionales en diversas ramas de la construcción se ponen al servicio de la parroquia y la convierten en “su casa”. Trabajan y se reúnen en la iglesia, y con esta base comienza a tejerse una red de formación y capacitación para la búsqueda de empleo con la ayuda de Cáritas parroquial. El director de Cáritas lidera una plataforma que vincula a un número creciente de vecinos, y se inicia de esta manera una relación que se concreta en vínculos de atención espiritual, participación en los sacramentos o grupos de fe.

Aunar esfuerzos desde la Parroquia

La asociación resultante acoge a personas paradas mayores de cuarenta años, que se conocen en este entorno parroquial y que deciden formalizar una instancia de ayuda mutua. Se presentaron al entonces párroco, Gregorio Sillero, que puso a su disposición todos los resortes de la parroquia. Lo que pudo haber nacido con aspiraciones utópicas, fue tomando cuerpo poco a poco, y una de las entidades que apoyó este arranque fue la Fundación Cardenal Spínola de lucha contra el paro, institución de naturaleza canónica con sede en el Arzobispado que colabora con el asesoramiento de sus profesionales. Desde la parroquia se subraya que una de las virtudes de la Fundación es que “hace pensar para procurar el éxito del proyecto, aunque resulte lento el proceso”. Y se ven resultados, como el proyecto de autoempleo y emprendimiento Servicoop surgido de esta dinámica.

“La casa de todos”

La parroquia cedió sus estancias para las reuniones y sesiones formativas, y desde entonces los asociados sienten la iglesia como su casa, una vinculación que lleva a muchos de ellos a participar de la vida de una comunidad eclesial identificada plenamente con la suerte del barrio. “La casa de Dios es la casa de todos”, afirman. El actual párroco, Rafael Fiol, da fe del buen ambiente que se ha creado en un grupo humano muy solidario.

La parroquia es su hogar, y saben que allí encuentran apoyo. Es una comunidad abierta a sus problemáticas, que se alegra también cuando la esperanza sobrevuela el horizonte de personas y familias que consiguen cambiar el sino de unas vidas lastradas hasta entonces por el desempleo.

Contenido relacionado

La Santa Sede concede el primer año jubilar para la localidad de Dos Hermanas

La Penitenciaria Apostólica del Vaticano ha concedido a la Hermandad de...

La Iglesia en Sevilla cuenta con una nueva virgen consagrada

La Catedral de Sevilla acogió la mañana del sábado 25 de...

Como un vecino más

Jesús vive entre nosotros como un vecino más; tiene su casa...

Enlaces de interés