Los jóvenes peregrinos ya están en Sevilla y son convocados el viernes 12 en la Catedral hispalense

Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

Los jóvenes peregrinos ya están en Sevilla y son convocados el viernes 12 en la Catedral hispalense

La mañana de este lunes han llegado a Sevilla los jóvenes de la Archidiócesis hispalense que han recorrido el Camino de Santiago y han participado de la Peregrinación Europea de Jóvenes (PEJ) que tuvo lugar en Santiago de Compostela del 3 al 7 de agosto, junto a 12.000 peregrinos más de toda España, Italia y Portugal.

Ayer domingo fue la celebración eucarística de clausura y acción de gracias, pero al mismo tiempo de envío, “porque el Señor Jesús os envía con las mismas palabras de la convocatoria: Joven, levántate y sé testigo. Centrémonos en tres aspectos: el testimonio de vida nueva con Jesucristo, de la fraternidad y de la alegría del Evangelio”, dijo el cardenal Antonio Marto, enviado especial del papa Francisco para este encuentro que ha presidido acompañado de más de 60 obispos españoles.

Al respecto, monseñor José Ángel Saiz, arzobispo de Sevilla, ha convocado a todos los peregrinos sevillanos a participar del séptimo día de la novena a la Virgen de los Reyes, el próximo viernes 12 de agosto, a las ocho de la tarde. “Reflexionaremos sobre María, causa de nuestra alegría”, escribió en su cuenta en Twitter @ArzobispoSaiz

Joven, levántate

Mons. Marto quiso dirigir a los jóvenes una palabra de afecto y de aliento. “Si has perdido tu vigor interior, tus sueños, tu entusiasmo y tu generosidad, Jesús se te presenta como se presentó ante el hijo muerto de la viuda de Naín, y con todo su poder de Resucitado, te dice: Joven, yo te lo ordeno, levántate”.

Prosiguió – esta palabra “Levántate”, la dice Jesús hoy y ahora a cada uno de nosotros. Queridos jóvenes, cada uno de vosotros puede responder a esta palabra de Jesús y comprometerse de todo corazón en la construcción de un mundo más verdadero y más hermoso para todos; donde todos somos hermanos en la fe y en la vida; donde nadie se salva solo; donde nadie queda atrás, olvidado, ignorado, abandonado; donde la paz prevalece sobre la guerra; donde la vida brota y es respetada de manera absoluta desde la concepción hasta la muerte; donde la Casa Común es realmente un lugar hermoso para todos”.

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Enlaces de interés