La Iglesia en Andalucía con el Papa

Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

El arzobispo y el obispo auxiliar de Sevilla concluyen mañana sábado su estancia en Roma, donde han participado en la visita ad limina apostolorum de las diócesis comprendidas en las provincias eclesiásticas de Granada y Sevilla que comenzó el pasado día 3. Previamente, mons. Juan José Asenjo participó en la asamblea de la Pontificia Comisión para América Latina, para la que ha sido renovado recientemente como miembro.

En la audiencia con motivo de esta asamblea, el Papa Francisco envió su oración y bendición a todos los sevillanos. Lo hizo a través de mons. Juan José Asenjo, que fue recibido estos días por el Santo Padre en dos ocasiones (mañana sábado, el papa recibirá a los obispos andaluces). En el primer encuentro con el Papa, el arzobispo le manifestó «el afecto de los fieles de la Archidiócesis», y le aseguró que «le encomendamos al Señor para que él, por medio de su espíritu, le sostenga y aliente en el servicio a la Iglesia». En esta audiencia, el Papa Francisco abordó la emergencia educativa en América Latina, la transmisión de la fe a los jóvenes y la pastoral juvenil. Al término de la misma, mons. Asenjo Pelegrina declaró que «personalmente doy gracias a Dios por todos los dones que me ha concedido en estos días: conocer mejor a los miembros de este organismo, la mayor parte obispos latinoamericanos y miembros de la Curia Romana, a los que ya conocía de anteriores convocatorias, y enriquecerme con sus experiencias».

En cuanto a los temas tratados en esta asamblea, el prelado afirmó que «ciertamente la situación española no es tan dramática como la que impera en este sector en América Latina. Por mi parte he mostrado algunos acentos de nuestra pastoral juvenil, la importancia de la familia y de la pastoral familiar como aspecto transversal de toda pastoral juvenil, las experiencia en este sector que estamos llevando cabo en España o la experiencia del Rocío durante la JMJ de Rio, que han quedado incorporados al documento final».

«Iglesia en estado de misión permanente»

El 3 de marzo comenzó la visita ad limina de los obispos españoles. Con este motivo, mons. Santiago Gómez se incorporó a la comitiva episcopal en Roma, y participó junto al arzobispo en la audiencia en la que el Santo Padre departió con los prelados. En su discurso, el Papa Francisco destacó la importancia del V centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús. También exhortó a los obispos españoles a afrontar la indiferencia religiosa y la cultura mundana que arrincona a Dios y pretende expulsarlo del ámbito de lo público, pastoreando a las iglesias con espíritu de servicio y prestando especial atención a los alejados, siempre con ternura y misericordia. Pidió, asimismo, a los obispos que se entreguen a los sacerdotes, consagrados y consagradas, y a los laicos. Ha afirmado que, ante las dificultades, hay que poner a la Iglesia en España en estado de misión permanente, prestando especial atención a los procesos de iniciación cristiana, así como hacer un esfuerzo por acompañar a los novios en su preparación al matrimonio y también a las familias, en cuyo seno se transmite la fe y es manantial de vocaciones. A este respecto, el Papa indicó que hay que cuidar la Pastoral Vocacional y el Seminario, preparando buenos formadores y profesores.

El Papa destaca la atención de la Iglesia a los pobres

El Papa Francisco alabó la labor de atención a los pobres que está haciendo la Iglesia en España, con gran reconocimiento de creyentes y no creyentes, deseando que esto sea, a su vez, un cauce de acercamiento a la Iglesia. También se refirió a las raíces cristianas de España, y pidió a los obispos que las sigan cuidando con esmero, a la vez que anuncian el Evangelio, de manera que se abran caminos para aceptar a Jesucristo como amigo y hermano.

Repaso a la situación de las diócesis del Sur de España

Durante los seis días que ha durado la visita ad limina, los obispos han celebrado la Eucaristía en la tumba de San Pedro, misa que presidió el cardenal arzobispo de Barcelona, mons. Sistach, y han mantenido encuentros informativos en los principales dicasterios de la Curia Romana. La tónica general de estos encuentros ha sido la activa participación de los obispos, exponiendo situaciones y pidiendo el parecer de la Santa Sede. Se ha puesto de manifiesto la necesidad de cuidar la formación cristiana que muestre claramente la identidad del discípulo de Cristo, en el contexto de una cultura secularizada. En esta línea, se coincide en la conveniencia de alimentar una clara pertenencia de los bautizados a la Iglesia. Además, se ha destacado el papel que deben desempeñar en esta tarea los movimientos eclesiales «como don del Espíritu a la Iglesia». E igualmente se ha valorado positivamente la proliferación de ministerios laicales, como colaboradores del ministerio ordenado de los pastores.

Contenido relacionado

El Proyecto Maparra acogió un año más la Escuela de Verano

El proyecto Maparra de la Cáritas Parroquial de Jesús Obrero es...

Enlaces de interés