La Archidiócesis participa en el Encuentro Nacional de Vírgenes Consagradas

Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

El Orden de las Vírgenes Consagradas, que celebró en mayo sus primeras Jornadas de Teología, ha reunido en agosto a más de sesenta participantes para conmemorar los veinticinco años de los Encuentros Nacionales. Entre ellos varios procedentes de la Archidiócesis de Sevilla. La cita ha sido organizada por la Diócesis de Getafe, cuyo Obispo, mons. Joaquín López de Andújar, es también asesor del Ordo Virginum en la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada de la Conferencia Episcopal Española (CEE).

Entre los participantes se encontraban vírgenes consagradas, aspirantes y sacerdotes delegados o vicarios que las acompañaban. Mons. Ricardo Blázquez, presidente de la CEE, intervino al comienzo del encuentro y recordó a los asistentes que «para llegar a entender bien todas las vocaciones hay que contemplar a Cristo, porque la fuerza de su Resurrección ilumina todas las vocaciones cristianas».

En su ponencia, titulada ‘Las formas de Vida Consagrada en la Iglesia actual’, mons. López de Andújar resaltó que «el hilo conductor de la vida consagrada es la Transfiguración de Cristo. Toda vocación –dijo- es fruto de una atracción hacia la divina belleza; todo consagrado es llamado a vivir plenamente la entrega a Dios, para en este mundo nunca falte un rayo de su infinita belleza».

A continuación, el canciller secretario de Getafe y delegado para el Orden de Vírgenes diocesano, Francisco Armenteros, en su ponencia ‘La soledad en las vírgenes consagradas’ expuso que «la soledad puede vivirse como necesidad, como elección, como riesgo o como oportunidad». Armenteros propuso a las vírgenes consagradas la soledad como «una elección y una oportunidad para amar, haciendo frente a sus tentaciones». Para ello destacó la importancia de la dirección espiritual, la Palabra de Dios y el cultivo de la vida interior. «Así, la virgen consagrada podrá vivir una soledad habitada, sonora y hospitalaria».

Posteriormente, José Antonio Zabaleta, delegado episcopal para el Orden de las Vírgenes de la diócesis de Pamplona-Tudela, hizo un recorrido por los 25 años de Encuentros Nacionales. En su ponencia puso de relieve los rasgos más característicos del carisma del Orden de las Vírgenes, que coinciden, en gran medida con los temas más frecuentemente tratados en el conjunto de las ponencias: «consagración, amor esponsal, Jesucristo Esposo, Bautismo y, finalmente, los aspectos de virgen, madre y esposa contemplados en la Iglesia y en María». Subrayó el delegado que «lo maravilloso de seguir estos 25 años ha sido verificar que el espacio dedicado a la formación intelectual ha ido dando riqueza y solidez a la vocación de las cada vez más numerosas vírgenes consagradas de España, que han compartido gozosamente en los Encuentros la riqueza de sus conocimientos y experiencias».

Visita a Ávila

El domingo estuvo dedicado a la peregrinación a Ávila, en el contexto del Año Jubilar por el V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús. Visitaron la casa natal de la santa, y el Monasterio de San José. En su iglesia participaron en la Eucaristía, presidida por Mons. Joaquín López de Andújar. Luego el Monasterio de la Encarnación, su museo e iglesia. Finalmente visitaron los Cuatro Postes y las participantes en la peregrinación tuvieron ocasión de compartir conocimientos, historias y experiencias sobre Santa Teresa de Jesús y la huella de su espiritualidad en España y la Iglesia.

El lunes por la mañana, después de visitar en el Cerro de los Ángeles la ermita de nuestra Señora de los Ángeles, Mons. Rico Pavés, Obispo auxiliar de Getafe, pronunció una conferencia sobre ‘Las vírgenes consagradas en los Santos Padres’. Se refirió a las palabras de Benedicto XVI en su discurso a las participantes en el II Congreso internacional del Ordo Virginum en 2008: «Vuestro carisma debe reflejar la intensidad, pero también la lozanía de los orígenes». Añadió que convenía aplicar a los escritos de los Padres de la Iglesia una mirada dilatada, acompañada y atenta.

Mons. Rico invitó a las vírgenes consagradas a familiarizarse con los escritos sobre la virginidad de aquellos Padres que san Juan Pablo II citó expresamente en su discurso a las participantes en el I Congreso Internacional del Ordo Virginum (1995): Cipriano de Cartago, Metodio de Olimpo, Atanasio de Alejandría, Juan Crisóstomo, Ambrosio de Milán, Agustín de Hipona, León Magno y Leandro de Sevilla.

Finalmente, el Obispo auxiliar de Getafe propuso «una mirada atenta, tratando de descubrir los rasgos transversales que los Padres destacan en la virginidad consagrada, los cuatro amores de la virgen consagrada: Amor a Cristo; Amor a la Iglesia; Amor a los hijos de Dios; Amor a la Virgen María. Como todo carisma, su conocimiento es una aventura apasionante; el patrimonio de los santos padres conocido nos lleva a pensar que tenemos un carisma que debemos custodiar con celo».

Después de la conferencia se trasladaron a la Basílica del Cerro, donde participaron en la Eucaristía presidida por mons. José Rico, en la que, un año más, las vírgenes consagradas participantes renovaron simbólicamente el propósito de virginidad que hicieron antes de ser consagradas perpetuamente.

Contenido relacionado

Mons. Saiz Meneses: “Hoy renovamos el firme propósito de que la Virgen de los...

Monseñor José Ángel Saiz Meneses, arzobispo de Sevilla, presidió la procesión...

Volvió el tiempo de Navidad

En cada barrio de Sevilla se puede visualizar que ha vuelto...

Enlaces de interés