Homilía por la Jornada de la Vida Consagrada (04-02-2024)

Archidiócesis de Sevilla
Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

Homilía por la Jornada de la Vida Consagrada (04-02-2024)

Catedral de Sevilla (04-02-2024)

Lecturas: Mc 1, 29-39

La Iglesia celebra hoy la Jornada de la Vida Consagrada, en el V Domingo del tiempo ordinario. El Evangelio que hemos escuchado nos presenta el resumen de lo que venía a ser una jornada de Jesús en su vida pública. Después de enseñar en la sinagoga, se acerca a la casa de Pedro, y cura a su suegra, que estaba en cama con fiebre; al anochecer le llevan todos los enfermos y poseídos; cura a muchos enfermos y expulsa a muchos demonios. De madrugada se retira a un lugar apartado para orar; después marcha a predicar el Reino a otros pueblos y aldeas. La jornada de la vida de Jesús estaba compuesta fundamentalmente de tres elementos: predicación del Reino, curación de los enfermos y oración.

Contemplamos maravillados a Jesucristo que se levanta de madrugada, busca un lugar tranquilo y entra en oración. En la oración llega al culmen de su intimidad filial con el Padre y en la oración alcanza la plenitud su conciencia filial. El Maestro era un hombre que se entregaba a la oración, que les enseñaría a orar en todo momento, sin desfallecer. En su vida se alternaba la contemplación y la acción, la predicación del Reino, la curación de los enfermos y el encuentro con el Padre. Pero el centro que unifica toda su existencia, todo su ministerio, es su unión con el Padre, porque él es uno con el Padre (cf. Jn 10,30).

Vivimos una situación, especialmente en nuestro occidente rico, en que la Nueva Evangelización se hace cada vez más urgente porque nos encontramos inmersos en un proceso de secularización aparentemente imparable. La creación del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización en 2010 por parte de Benedicto XVI, -desde el 5 de junio de 2022 Dicasterio para la Evangelización-, es la respuesta más clara y proactiva que la Iglesia ha ofrecido ante la progresiva secularización de la sociedad occidental y el eclipse del “sentido de Dios”. En la Exhortación Apostólica Verbum Domini recordaba el papa Ratzinger que la Nueva Evangelización es confirmada por la eficacia de la Palabra divina, e insiste en que la complejidad de la situación actual requiere nuevas formas y en que el anuncio debe ir acompañado del testimonio cristiano coherente, que da credibilidad a la palabra.

La aportación del papa Francisco al reto de la evangelización en el contexto actual se hace especialmente importante por tres acentos: El primero es la calidad espiritual que hemos de tener como evangelizadores, alejándonos de toda mundanidad espiritual y apostando con fe, humildad y caridad por la santidad en lo cotidiano. El segundo rasgo es asumir que “evangelizar” conlleva la radical necesidad de una conversión integral no solo de las personas, sino también de nuestras instituciones, ya que la coherencia de nuestro testimonio se manifiesta también por una conversión misionera de las estructuras de las diócesis, parroquias, comunidades religiosas, hermandades, realidades de Iglesia y movimientos, para que se conviertan en espacios de acogida sanadores y de encuentro con Cristo. Finalmente, el tercer aspecto que propone el Pontífice es la acción misma de evangelizar, cuyo sujeto es la Iglesia, Pueblo de Dios transformado por Cristo en un espacio de fe, acogida y curación espiritual para todos.

Ahora bien, los evangelizadores, como Jesús, han de centrar su vida y ministerio en la unión con Dios. El evangelizador es un testigo enviado en virtud del Bautismo, por el que ha nacido a la vida divina por el agua y el Espíritu. Es la hora de la fe, de la confianza en el Señor, porque él ha vencido al mundo (cf. Jn 16, 33). La fundamentación en Dios se convertirá en fortaleza para superar las dificultades y para ser capaces de dar testimonio en toda ocasión, también en las situaciones adversas. Hoy más que nunca es preciso que tengamos una fe adulta, profunda, madura, que vivamos una espiritualidad que integre la fe y la vida y que estemos siempre dispuestos para dar testimonio de nuestra fe en Jesucristo.

Celebramos la Jornada de la Vida Consagrada. La XXVIII Jornada Mundial de la Vida Consagrada nos recuerda un año más este don para la Iglesia y para el mundo en su riqueza de modos y carismas, inspirados por el Espíritu Santo. Este año el lema incluye la plegaria evangélica «¡Hágase tu voluntad!». La Comisión Episcopal para la Vida Consagrada destaca que se propone esta oración con la actitud de quien se sabe llamado por Dios a vivir prolongando a través de los votos de castidad, pobreza y obediencia la oblación de Jesucristo hasta la muerte en cruz, así como el fíat de María Virgen. De este modo, la entrega a Dios y a los hombres lleva a la persona consagrada a poder decir con plena conciencia y libertad: «¡Aquí estoy!».

Hoy más que nunca la Iglesia necesita la profecía de la Vida Consagrada y precisamente las invocaciones «¡Aquí estoy!» y «¡Hágase tu voluntad!» encierran un compromiso profético para una Iglesia en camino y en misión». Cada persona consagrada recibe el amor y la llamada del Señor y su respuesta de amor y disponibilidad es, a la vez, personal y comunitaria. En esa respuesta se busca hacer la voluntad de quien llama, huyendo de caprichos personales y rechazando el pecado. En los diferentes ámbitos de la Iglesia se han dado faltas graves por las que pedimos perdón, y reiteramos la voluntad de reparar a quien ha sido herido. En esto también se expresa el deseo de cumplir la voluntad de Dios.

La voluntad de Dios es siempre el horizonte del querer y el ser de la vida consagrada. A su cumplimiento deben dirigirse tanto el estilo de vida como los votos, la fraternidad y la misión: «Existe una voluntad de Dios con respecto a nosotros y para nosotros, una voluntad de Dios para nuestra vida, que se ha de convertir cada día más en la referencia de nuestro querer y de nuestro ser» (Benedicto XVI). La oración de Jesús en Getsemaní, su entrega para cumplir totalmente la voluntad del Padre es luz y guía para los consagrados. Desde Getsemaní, se nos invita a seguir a Jesús hasta la cruz, como todo discípulo. Igualmente, allí recibimos la consigna de vivir unidos a los hermanos en la oración y en la entrega de la propia vida para cumplir la voluntad de Dios hasta el final. «¡Aquí estoy! ¡Aquí estamos!».

Nos ayuda en el compromiso la contemplación de María Santísima, y su respuesta confiada y generosa. Ella nos ayuda a comprender y vivir como personas consagradas la plena disponibilidad para hacer la voluntad de Dios. También la vida de los fundadores es fuente de inspiración para discernir las situaciones y los nuevos desafíos del momento presente, para buscar la voluntad de Dios, atentos a los gritos de la humanidad, a la necesidad de comunión y sinodalidad en la Iglesia, a la urgencia de fraternidad y amistad social de un mundo dividido y en guerra. Hoy rezamos especialmente por todos los miembros de la Vida Consagrada. Que el Señor os bendiga y os guarde. Así sea.

 

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

‘Contempla la vida con The Chosen’ celebra su cuarta sesión el próximo viernes

El cinefórum ‘Contempla la vida con The Chosen’ celebra su cuarta...

Evangelio del IV Domingo de Pascua en Lengua de Signos Española (ciclo B)

Evangelio del IV Domingo de Pascua en Lengua de Signos Española....

Año de la Oración | Divina Pastora, en la Parroquia de Nuestra Señora de...

Celebramos el IV domingo de Pascua, el domingo del Buen Pastor,...

Enlaces de interés