Hermandades del Trabajo. Testimonio de la Iglesia en el mundo laboral

Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

Las Hermandades del Trabajo, organización apostólica y social de trabajadores, han cumplido 56 años de presencia en Sevilla, adonde llegaron después de una trayectoria de 13 años de servicio “a la dignidad y servicio de los trabajadores” en el resto de España.

No se puede hablar de Hermandades del Trabajo sin destacar el papel desempeñado en la segunda mitad del siglo XX por el sacerdote Abundio García, auténtico impulsor de una iniciativa que se extendió rápidamente por todo el país y que dio el salto a Sudamérica, estando presente en doce localidades de cinco estados. Su labor, como consiliario general, le llevó a visitar todos los centros españoles, entre ellos el de Sevilla. Según se recoge en las actas de la institución, son continuas las presencias de don Abundio en actos convocados por la delegación sevillana, fijando con nitidez la razón de ser de una asociación reconocida por la Archidiócesis en febrero de 1960 como entidad asociativa religiosa.

La formación religiosa y la capacitación profesional de sus miembros, sin olvidar la vertiente lúdica y el fomento de proyectos asistenciales, son algunas de las tareas que figuran en el ideario de Hermandades del Trabajo. Y en esa sintonía se desarrollan cada jueves los denominados cenáculos, encuentros de los miembros de Hermandades en torno a un tema de actualidad a la luz de la fe, que culmina con la celebración de la Eucaristía que preside el consiliario, Antonio Mellet. “Debemos ser plataforma de evangelización en el mundo del trabajo”, subraya Mellet, que reivindica el papel que la asociación debe jugar “en un contexto en el que vemos cómo la sociedad del bienestar se resquebraja, sigue habiendo un alto desempleo, sueldos precarios, etc”. Reitera que “hoy hace falta voces que conciencien a la población activa de la problemática laboral que tenemos”.

El actual presidente local, Jesús Creagh, mira al futuro sin olvidar lo “mucho y bueno” que ha dado de sí la institución en este medio siglo largo de existencia. Subraya que el proyecto actual pasa por “una tarea renovadora que impulse su vida interna y fundamentos, para atender principalmente la formación cristiana de sus miembros, su mejor y más amplia capacitación laboral”.

El legado de esta institución merece un repaso a su historia, y su compromiso social se ha visibilizado en numerosas iniciativas. En línea con los proyectos urbanísticos emprendidos en los años sesenta desde diversas instancias eclesiales sevillanas, la trayectoria de Hermandades del Trabajo también está ligada a la promoción de viviendas sociales. Fruto de ello son el Núcleo Santiago Apóstol, de la calle Evangelista, y la Cooperativa Santa María del Trabajo, en la Macarena.

Residencias de Mazagón y Punta Umbría

Con la llegada del verano recobran actualidad las dos residencias estivales que Hermandades del Trabajo tienen en Mazagón y Punta Umbría. Son centros de descanso ubicados en emplazamientos privilegiados de ambas playas, y en ellas se viene prestando un servicio mejorado en los últimos años tras las profundas reformas que se están llevando a cabo tanto en su estructura como en la gestión. El consiliario aprovecha estas páginas para hacer un llamamiento a los sacerdotes que deseen pasar unos días de descanso en compañía de sus familiares: “la única contrapartida que les pedimos es que celebren la Eucaristía en las capillas de las residencias”, añade.

Pero, como destaca Antonio Mellet, “Hermandades del Trabajo no son únicamente dos residencias para el verano”. Además de esta vertiente recreativa, potenciada por la asociación desde sus inicios, su origen está vinculado a la mejora de la preparación profesional de los trabajadores. Si al comienzo se ofertaban cursillos de peones u oficiales de albañil, fontanería, radio-televisión, etc, en la actualidad se quiere recuperar esta faceta formativa, conscientes de las exigencias que depara un ámbito laboral cada vez más especializado.

Mirando al futuro

Jesús Creagh repasa la historia de Hermandades en Sevilla, y se detiene en una figura que permanece en la memoria de sus miembros más veteranos: Juan Manuel Cazorla, el que fuera párroco de San Julián, fallecido al pasado año. Pero la mirada está puesta indefectiblemente en un horizonte activo e inserto en el laicado asociado sevillano, con especial dedicación al mundo del trabajo y abierto a nuevas generaciones. Creagh, Mellet y el resto de miembros de la junta local, han trazado las directrices de las Hermandades del Trabajo del futuro. Desde su sede en el número tres de la avenida de Miraflores se trabaja para ofrecer un programa formativo religioso y profesional, “interconectado con los proyectos de otras instituciones eclesiales, como Cáritas, Pastoral Obrera o Pastoral Social”, enumera el consiliario. Además, se ha reorientado la explotación de las residencias de verano para ofrecerlas a asociaciones y movimientos de la Iglesia más allá de su ‘temporada alta’, que va del 15 de junio al 15 de septiembre.

puntaumbriamazagonConvencidos de la vigencia del mensaje de Hermandades del Trabajo, el reto hoy no consiste en otra cosa que llevar el mensaje a generaciones, nuevas y veteranas, sensibles a las vicisitudes del mundo laboral. La historia les avala.

 

Contenido relacionado

La Vicaría de Nueva Evangelización clausura su ciclo de cursos formativos

La Delegación diocesana de Catequesis, inserta en la Vicaría episcopal para...

Próximos retiros de Effetá en Sevilla

La agrupación juvenil Effetá organiza dos nuevos retiros en la Archidiócesis de Sevilla;...

Enlaces de interés