«Hermandades de Sevilla, una visión a través de los siglos»

Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

Fuentes documentales para el estudio de las hermandades en los Archivos Catedral y General del Arzobispado de Sevilla.

Las Hermandades, como asociaciones de fieles con fines religiosos acogidos a la reglamentación del Derecho Canónico, surgen en distintos momentos históricos y por diversas motivaciones, ya sean gremiales, asistenciales o de defensa doctrinal. Todas ellas tienen unos mismos fines generales sintetizados por el actual Código de Derecho Canónico: fomentar el culto público y la mejora espiritual de los hermanos; realizar apostolado a través de obras piadosas, asistenciales o de caridad y animar, desde un punto de vista cristiano, al orden temporal de sus bienes así como cualquier otro fin propio de las asociaciones de fieles. Este carácter cohesivo e integrador del hecho religioso intensifica la vivencia de la fe como expresión viva de la religiosidad popular, con enorme repercusión en la vida de nuestras comunidades, convirtiéndose de este modo en una de las estructuras seglares más fuertes con las que hoy cuenta la Iglesia.

La reglamentación de dichas instituciones religiosas determinada ya desde Trento se materializa de manera particular en Sevilla, cuando en el año 1586 se celebra el Sínodo convocado por el Arzobispo Rodrigo de Castro, en el que, de manera expresa, se ordena «que no se hiciesen cofradías para exercicio de obra pía alguna sin licencia nuestra o de nuestro provisor» quedando de este modo bajo la tutela jurisdiccional diocesana. Ello, unido al esfuerzo de control jurídico y religioso a través de los siglos, ha provocado que sean «los fondos de» o «vinculados con» hermandades, unos de los más valiosos para el estudio, no sólo de la vida interna de dichas corporaciones religiosas, sino también de su entorno social, político, religioso y jurídico. El interés creciente por la religiosidad popular, la acción asistencial o el interesante y rico apartado artístico y cultural que rodea la vida cofrade en sus distintas moda¬lidades ha dado paso a estudios cuyo volumen y nivel académico merecen nuestra atención.

Custodiar y conservar los documentos relacionados con el origen, gobierno, normativa, economía y otros aspectos tocantes a la vida de las hermandades, ha sido un continuo y lógico anhelo de las mismas. Lamentablemente, una buena parte de esa documentación de las hermandades como instituciones productoras ha desaparecido por muy diversos motivos a través de los tiempos, convirtiéndose de este modo los documentos relacionados con hermandades y cofradías conservados en los Archivos de la Iglesia, en unos de los más consultados y valorados por historiadores del arte, antropólogos, juristas y sobre todo, por los miembros de las propias hermandades.

Un fondo con seis siglos de antigüedad

En el caso de Sevilla, la profusión de documentos especialmente en su Fondo Arzobispal es notable, al abarcar territorialmente dicha Archidiócesis todo el Antiguo Reino de Sevilla, esto es, actuales provincias de Sevilla, Huelva, parte occidental de Cádiz, y algunos pueblos de Córdoba y Málaga. Los fondos vinculados con hermandades conservados en el Archivo Arzobispal de Sevilla son de los más ricos, completos e interesantes conservados en los fondos diocesanos españoles, arrojando luz sobre numerosos aspectos relacionados con la vida reglada de estas corporaciones, ya sean sacramentales, de gloria o penitenciales. Se conservan aquí tanto los Libros de Reglas como los pleitos entre hermandades, ordenanzas, estatutos, libros de acuerdos y de hermanos, fusiones, cuentas… así como la documentación emitida o tramitada desde las propias hermandades y cofradías con la curia Arzobispal, tanto de Sevilla como de pueblos.

Sólo la Subserie de Hermandades, dentro de la Sección III de Justicia, Clase 6ª, conserva más de 270 legajos, cuyas fechas extremas van desde el siglo XV al siglo XX. En ella se encuadran las reglas y estatutos que se presentan ante el Provisor o Juez Eclesiástico para su aprobación, al ser éste la figura en la que recae el dictamen de ejecutorias, la confirmación de privilegios y la resolución de conflictos o litigios por cuestiones de protocolo en procesiones, actos públicos… o por cuestiones internas de la Hermandad, así como resolución de causas civiles, criminales y apelaciones. Son el documento más importante emanado de la Junta de Gobierno de la Hermandad y la principal fuente jurídica y normativa del gobierno y administración de las mismas. Además, son los documentos normativos que más interés provocan en el investigador, no solo por su valor documental intrínseco, sino también por su valor como obra de arte. Los estudiosos de ciencias como la Codicología, la Diplomática o la Sigilografía encuentran en ellas numerosos motivos para considerarlas una fuente inagotable de estudio y extraordinaria confección. La profusión de las mismas en el Fondo Arzobispal de Sevilla es destacable.

También encontramos clasificados en esta Sección de Justicia, Serie Hermandades los libros de actas. En ellos se anota la vida diaria de la corporación, los grandes acontecimientos y la vida cotidiana. Algunos otros documentos producidos en su gestión, que encontramos en el Fondo Arzobispal son: ordenanzas, reglamentos, solicitudes de ingreso, memorias, documentos de agregación de unas hermandades a otras, solicitudes de ingreso, Libros de Hermanos, Libros de Mayordomía o Clavería, Inventarios de bienes y documentación varia. Las Secciones en las que los encontramos, dependiendo de su tipología son Medios de Información, Administración, Vicaría, y Gobierno.

Muchas de estas Reglas y expedientes se encontraban en la Real Audiencia de Sevilla, para la obtención de su aprobación siguiendo la Real Orden de Carlos III de 1783. Desde esta sede, a partir del incendio que sufrió en 1917 -en un principio de manera provisional y posteriormente de manera definitiva- se asimilaron al fondo diocesano a pesar de tener un origen institucional completamente diferente.

El Archivo catedralicio

También encontramos documentación relativa a hermandades en el Fondo Capitular perteneciente a la Catedral de Sevilla. Se trata de documentación que de algún modo está vinculada al cabildo capitular a través de los tiempos, especialmente de aquellas cofradías cuya sede era la Parroquia del Sagrario o capillas y altares de la propia Catedral. Otros documentos vinculados con hermandades desde sus orígenes a la Catedral de Sevilla se encuentran en las distintas secciones y series del Fondo, especialmente en la Sección Fondo Histórico General. Se respeta lógicamente el principio de procedencia como entidad productora de documentos en los casos de los Fondos Hermandad de las Doncellas y Hermandad de la Granada.

Con motivo de la celebración del Día Internacional de los Archivos el día 9 de Junio, nos unimos, por cuarto año consecutivo al mismo, mostrando en una exposición algunos de los más bellos y antiguos documentos relacionados con hermandades que este fondo conserva. Tal y como declaraba Ortega y Gasset: «Para conocer algo humano, personal o colectivo, es preciso contar con la historia» y nosotros, como archiveros añadimos: Y qué mejor testimonio de la historia que el reflejo de su actividad en sus documentos…?

Nuria María Prados Torres

Archivos Catedral y Arzobispal de Sevilla

Contenido relacionado

Enlaces de interés