Eucaristía en conmemoración de sor Bárbara de Santo Domingo

Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

El domingo 16 de noviembre tendrá lugar en el Convento de Madre de Dios de la calle San José una Eucaristía con motivo del aniversario de la muerte de Sor Bárbara de Santo Domingo.

La celebración comenzará a las once de la mañana, y estará presidida por el vicario general, Teodoro León. A su término se hará una ofrenda floral en la tumba de la monja dominca, que tiene abierto el proceso de beatificación. Algunos datos destacados de su biografía son los siguientes:

Bárbara Jurado Antúnez nació en el interior de la Giralda, pues su padre que era campanero, ocupaba una habitación en la citada torre, por este motivo es conocida como «Hija de la Giralda». En julio de 1859, con 17 años, ingresó en la orden dominica; tras seis meses como postulante, inició el noviciado el 15 de enero de 1860 en el convento de Madre de Dios. Sin embargo, tras el estallido de la Revolución de 1868, dicho convento fue cerrado e ingresó en el Monasterio de San Clemente. Su director espiritual y confesor fue el padre Torres Padilla, relacionado con otras monjas que han alcanzado notoriedad, como Santa Ángela de la Cruz.

Sus restos mortales regresaron al convento de Madre de Dios cuando volvió a él la comunidad. En su lápida se puede leer la siguiente inscripción:

«Aquí yace el cuerpo de la sierva de Dios Sor Bárbara de Santo Domingo Jurado Antúnez, religiosa dominica del extinguido convento de Madre de Dios. Por su admirable perfección de vida, singularísimas virtudes que constantemente practicó, gracias extraordinarias con que nuestro Señor la favoreció, y por la incorrupción de su cadáver por espacio de ocho días, terminó su peregrinación de esta vida terrestre en grande olor de santidad el día 18 de noviembre de 1872, a los 30 años de su edad. E.S.G.E.».

Sor Bárbara de Santo Domingo tiene una gran devoción en el citado convento. De hecho, en las cajas de los dulces que en él se venden figura el lema «La hija de la Giralda».

Contenido relacionado

Poliamor, o el vacío de una sociedad hastiada

No es nueva en la historia la tendencia del ser humano...

Enlaces de interés