Encuentro de Hermandades y Cofradías de la Vicaría Sur en Marinaleda

Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

Cerca de 70 personas, de 25 hermandades, cofradías y asociaciones parroquiales de la Vicaría sur, junto a varios sacerdotes, asistieron al encuentro de Hermandades y Cofradías de la Vicaría Sur, celebrado en la parroquia de Nuestra Señora de la Esperanza en Marinaleda, el pasado sábado 22 de febrero.

«Fuimos acogidos de manera estupenda por la parroquia de Nuestra Señora de la Esperanza, con su párroco a la cabeza, Manuel Martínez Valdivieso y por las hermandades y asociaciones parroquiales, junto con las de la vecina pedanía de Matarredonda» – explica el vicario de la zona Sur, Antonio Jesús Rodríguez Báez.

La jornada comenzó con el rezo de laudes, desarrollándose a continuación una mesa redonda en torno al tema de ‘Una hermandad evangelizadora’:

Manuel Soria Campos, delegado de Hermandades y Cofradías de la Archidiócesis de Sevilla, habló de la importancia de la religiosidad popular y la formación cristiana en el proyecto evangelizador que desarrollan nuestras hermandades.

El padre Fernando García Gutiérrez S.J., delegado diocesano para el Patrimonio, intervino explicando la importancia del patrimonio de las hermandades al servicio de la evangelización.

Por otro lado, Félix Quijada Balbuena, diácono permanente y responsable del departamento de Comunicación Cristiana de Bienes y Relaciones Externas de Cáritas Diocesana de Sevilla, propuso la importancia de la caridad cristiana en la vida de las hermandades para una nueva evangelización hoy.

Finalmente, Antonio Jesús Rodríguez, comentó la importancia de los jóvenes para la Iglesia hoy y explicó cómo las Hermandades pueden colaborar para llevar esos jóvenes a la fe de Jesucristo y a la Iglesia a través de los grupos jóvenes, resaltando especialmente la importancia de la iniciación cristiana en estos momentos.

Tras un descanso, los asistentes se reunieron por grupos, coordinados por cada uno de los ponentes, donde se profundizó en los temas expuestos en la mesa redonda. La jornada finalizó con una oración comunitaria.

Contenido relacionado

Enlaces de interés