El Obispo de Guadix insiste en “la necesidad de comunicar en la vida de la Iglesia”

Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

El obispo de Guadix, mons. Ginés García Beltrán, ha impartido esta mañana la primera sesión del Plan Diocesano de Formación en Comunicación del curso. Su conferencia, centrada en la comunicación interna, se ha titulado «La necesidad de comunicar en la vida de la Iglesia».

El Arzobispo de Sevilla, D. Juan José Asenjo, ha presidido la sesión formativa y ha sido el encargado de la presentación de D. Ginés, actual presidente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación y obispo delegado para los medios en la Asamblea de Obispos del Sur. Ha tenido la palabra también Adrián Ríos, delegado de medios de comunicación de Sevilla y Ana Capote, colaboradora de la Delegación, quien ha presentado el plan formativo que ya comenzó el curso pasado con el objetivo de «trabajar al servicio de todas las personas que tengan una inquietud por formarse en materia de comunicación en nuestra Archidiócesis, así como formar a buenos comunicadores del mensaje cristiano».

D. Ginés comenzó su ponencia señalando que la comunicación es una labor central en la Iglesia: «La Iglesia existe para evangelizar y la evangelización es comunicar una buena noticia». También es uno de los escenarios de la nueva evangelización: «Hemos de anunciar el Evangelio de siempre para que llegue a los hombres de hoy». Para ello, sentenció, «hay que preparar la comunicación», que en primer lugar debe ser interna. «No se trata solo de comunicar, sino que antes tenemos que comunicarnos».

Un gran reto para la Iglesia

El obispo de Guadix dividió la sesión formativa en diferentes apartados, partiendo de la definición de comunicación interna y recorriendo su motivación, fuentes, contenido, estrategias y cauces. Como para otras organizaciones y corporaciones, la comunicación interna es uno de los «grandes retos» para la Iglesia; Sirve para promover «el orgullo de pertenencia a la institución y el sentido de unidad de los miembros con el proyecto que se intenta desarrollar». La motivación principal es la de conseguir un nivel adecuado de implicación y conocimiento de la propia institución: su estructura, sus objetivos, sus cambios.

La comunicación interna de la Iglesia hay que comprenderla dentro de su estructura «un poco peculiar»; en primer lugar, porque «es la primera institución que aspira a que toda la humanidad forme parte de ella». Entre sus fuentes se encuentran el obispo, los vicarios y los consejos diocesanos, y entre sus destinatarios los miembros de otros consejos, las personas que trabajan en la curia, sacerdotes y órganos de representación de laicos. Para la relación entre ambos grupos, D. Ginés ofreció una regla de oro: «Evitar enterarse de las decisiones y medidas tomadas en la institución por cauces externos a la propia institución».

El marco de contenidos de la comunicación interna es muy amplio: decisiones pastorales de ámbito general, cuestiones administrativas o de funcionamiento interno. «En general, todo que aquello que hay que decir y encuadrar para evitar el riesgo de que alguien lo diga y encuadre de otro modo». La dirección es doble: de la institución a sus públicos, y de estos a la institución. D. Ginés se refirió a su experiencia como obispo: no siempre es fácil recibir información de cosas que debería saber sobre su diócesis. Para ello, ofreció dos estrategias. La primera, la de hacer énfasis en cuatro focos: contar, convencer, consultar e implicar; y la segunda, organizando la de tener en cuenta el mercado –destinatarios–, mensaje, medios y medidas.

Obispo tuitero

Mons. García Beltrán citó algunos cauces comunicativos institucionales: un ideario, publicaciones internas, tablón de anuncios, reuniones, coreo electrónico, buzón de sugerencias o intranet. Como uno de los obispos tuiteros de España –con «pocos seguidores» (1.500), según él–, alertó de que la comunicación interna debe tener en cuenta «la inmediatez de las redes sociales», que puede ser un cauce que filtre información antes de que llegue a sus destinatarios por los cauces deseables.

Como conclusión, D. Ginés sentenció que «el fin es comunicar el Evangelio y hacerlo con una sola voz, y que esta sea sinfónica». Para ello citó cuatro principios: «Crear un buen clima de trabajo, motivar para lograr objetivos individuales, motivar para alcanzar objetivos comunes y fomentar el diálogo y la colaboración».

La Delegación de Medios de la Archidiócesis de Sevilla se ha marcado como uno de los objetivos del presente Plan Pastoral Diocesano la potenciación de la comunicación interna. De ahí la elección de esta sesión formativa, enmarcada en el Plan Diocesano de Formación en Comunicación, que continuará con otras dos sesiones en febrero y mayo.

Galería de imágenes

Contenido relacionado

Abiertas las inscripciones para el Campamento de Monaguillos 

El Seminario Menor de Sevilla convoca para este verano, por sexto...

Adultos regenerados por las aguas bautismales

“Pascua sagrada, oh fiesta bautismal, del seno de las aguas renacemos...

Enlaces de interés